MADURO, LA DEFENSA DEL PETRÓLEO

Por Salvador González Briceño*

Todo el aparato ofensivo de Estados Unidos (EU) está focalizado en contra

de Venezuela. Nicolás Maduro dirá que se trata de un atentado a la

revolución bolivariana iniciada por Hugo Chávez. Los conspiradores que

no es verdad. Pero la guerra es en muchos frentes; desde la confrontación a

la mediática.

Sabido es que nadie nace sabiondo, pero las piedras muestran el camino. Y

si bien Maduro no es Chávez —el carisma, el liderazgo, la entereza, etc.—,

al menos ya está aprendiendo a defenderse. Bueno, a su país, él como

Presidente en turno. ¡Y precisamente de EU!

Pues resulta, desde que el “comandante” Chávez perdió la vida, se

sospecha de un asesinato por cáncer terminal dirigido. Los hilos y las

causas colocan en entredicho a EU. Como a otros tantos líderes

Latinoamericanos (Luis Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, Fernando

Lugo, Cristina Kirchner, Juan Manuel Santos), a quienes les cayó la misma

maldición. Hay oncólogos que sostienen: EU tendría la tecnología para

causar el cáncer y aplicarlo mediante “campo de ondas de radio” contra los

indeseables. Pero no contra sí mismos.

Después de que fallaron todos los intentos antichavista para derrocar al

líder bolivariano de origen militar, incluido de golpe de Estado en 1992

—ni más ni menos como contra Manuel Zelaya en Honduras que fue

derrocado en 2009; y en su caso, la intentona contra de Rafael Correa de

Ecuador en 2010—, EU le trae ganas a Maduro. De ahí los intentos, desde

su elección en el proceso de 2013, donde se impuso por poco margen a su

opositor Enrique Capriles, digno representante opositor de la derecha

venezolana. O bien pagado o manipulado.

¿Por qué tanto arrebato de EU? Por el petróleo, por qué va a ser. Las

reservas probadas (a 2014) de Venezuela son de 298.352.689 millones de

barriles, ¡las más grandes del mundo!, por arriba las 267.501.000 de Arabia

Saudita. O sea, petróleo ¡para 290 años! Un pastel más que deseable.

De ahí el interés y persistencia de EU en contra de la revolución

bolivariana. Y de Nicolás Maduro ahora como antes de Hugo Chávez. Por

eso no quita el dedo del renglón. Y emplea todas sus armas, directas e

indirectas, secretas o abiertas. De meterle recursos a los opositores, a los

conspiradores, a través de todo su personal o de las agencias de

“inteligencia” disponibles. Del uso de los medios opositores, los

vendepatrias que nunca faltan, los “Judas”.

Maduro está anunciando recién acciones importantes, atinadas. Después de

las varias movilizaciones fallidas —violentas, las más, para crear a las

víctimas y así ganar adeptos—, orquestadas y apoyadas por la derecha para

denostar y luego derrotarlo como presidente. Ahora Maduro anuncia la

detención de algunos funcionarios, recortar la presencia en número dentro

de la propia embajada de EU. Y la negativa a entregarle visa a los más

peligrosos. Ahí están algunas de las estrellas del interés petrolero, como:

George W. Bush, Dick Cheney, George Tenet, Marco Rubio, Bob

Menéndez, Mario Díaz Balart, Ileana Ross Lethinen.

Bien, por la defensa de todo patria. Como la denuncia de los orquestadores

del golpe, que recién este febrero Maduro dijo haber “desarticulado”. Junto

a los “oficiales de la fuerza aérea”, lo dijo, habría “mano de hierro” contra

aquellos ciudadanos perfectamente identificados. En fin, que Maduro ha

aprendido. De las amenazas internas, de las de afuera. En tanto, a las

petroleras de EU se les cuecen las habas.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

EU EN AFGANISTÁN = MUERTE Y ODIO

*País primer productor de opio en el mundo

Por Salvador González Briceño*

Estados Unidos (EU) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte

(OTAN) dicen que se van de Afganistán. El anuncio lo hicieron el 5 de

diciembre y lo formalizaron ayer en ceremonia protocolaria. “Estamos

terminando nuestra misión y abrimos una nueva página en la historia de las

relaciones con la República Islámica. Ahora las funciones de garantizar la

seguridad en el país se trasladan a los 350,000 soldados y policías afganos”,

dijo en comunicado el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Por su parte, el comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN, el

general John Campbell dijo a los soldados: “Todos juntos hemos sacado al

pueblo afgano de la oscuridad de la desesperación y le hemos dado esperanza

para el futuro. Habéis hecho que Afganistán sea más fuerte y nuestros países,

más seguros”, según el The Daily Mail británico.

Pero tal evento se hacía “en secreto” en Kabul, “para evitar un posible

atentado del movimiento talibán” en Kabul. ¿Entonces? Además que

permanecerán en Afganistán, a partir del 1 de enero un total de 13,000

efectivos extranjeros.

Pero, ¿qué heredan EU y la OTAN a Afganistán luego de 13 años de

invasión? Mejor dicho: “guerra contra el terrorismo”, como dijo George W.

Bush en el post 11/S, porque en ese territorio se escondía Al Qaeda, la red

terrorista comandada por el temible Osama bin Laden, señalados culpables por

los atentados a las Torres Gemelas y al Pentágono.

¿Qué? Además de los presuntos 3,485 militares muertos, 2,300 de los cuales

eran efectivos estadounidenses. El pueblo que salió de la “desesperación” con

la presencia militar perdió a unas 20,000 víctimas civiles, entre “fuego

cruzado” y “ataques equivocados” por tierra y aire.

El número de bombarderos contra civiles alcanza la cifra de 18,274, muchos

de los cuales se operaron con drones. Desastre humanitario del cual también

Pakistán debe dar testimonio (ver el Informe de Amnistía Internacional,

octubre 2013: “Will I be next? US drone strikes in Pakistan”), porque es

donde EU ha “ensayado” y más se ha ensañado contra presuntos “terroristas”.

Al menos unos 765,000 desplazados por la inseguridad, y en un año el Alto

Comisionado de la ONU para refugiados, calcula un 25% más, equivalente a

900,000 personas. Pero la joya de la corona está en la droga.

La presencia de EU en Afganistán lo convirtió en el PRIMER PRODUCTOR

DE DROGA EN EL MUNDO. La producción se multiplicó por 40. Los datos:

“En 2014 el territorio donde se cultiva el opio ha aumentado hasta en 250,000

hectáreas”. Anualmente Afganistán produce hasta 150,000 millones de dosis

de heroína, una cifra 21 veces superior a la población humana.

Eso le ha valido el calificativo de narcoestado, además del calificativo de

corrupto a Hamid Wali Karzai (presidente, 2001-2014), gracias a la presencia

militar de EU. Tan sólo ya en 2007 Afganistán produjo 8,200 toneladas de

opio, cifra que representaba ya el 93% del tráfico de heroína a nivel mundial.

Y en todo esto tiene que ver por supuesto la CIA. Porque el problema del opio

surgió durante el conflicto de ese país contra la URSS, proceso durante el cual

se armó y capacitó a las flotillas de Bin Laden (exsocio de los Bush), de igual

manera que en México surgió el problema de la siembra de la marihuana en

los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, también con intervención de dicha

agencia.

Lo menos que debe pedir a EU la “comunidad internacional”, en foros como

Naciones Unidas, es cuentas sobre su presencia en Afganistán. País hecho

trizas por los crímenes de guerra, pues mientras se mudan las tropas, se

quedan la destrucción, el odio y los “negocios”.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

EU: CRUDO GOLPE A RUSIA

*Estrategia para la geopolítica del NOM

Por Salvador González Briceño*


Inserta en la pugna por la instrumentación del Nuevo Orden Mundial (NOM),

cuyo piloto —¡el unilateralismo!— quiere ser Estados Unidos (EU),

Occidente cambia de estratagema en contra de Rusia, país proclive al

multilateralismo junto con China y América Latina.

Con la Alianza Atlántica (OTAN) por delante —los aliados de EU dentro de

la Unión Europea; Gran Bretaña, Francia y Alemania— y a falta de resultados,

los gringos han pasado de alimentar la sangrienta ofensiva antirrusa en

territorio ucraniano, apoyada siempre por el prooccidentalista Petro

Poroshenko, a otro frente: la guerra económica.

Es decir, cambio de jugada. De la fallida guerra en Ucrania para tratar por

todas las vías de involucrar a Rusia —la “presencia militar”, el derribo del

avión MH17 de Malaya Airlines, etc.— y así justificar una ofensiva directa en

su contra (la OTAN avanza cada vez, tratando de cercar recorriendo el Muro

de Berlín), se entró de lleno en la escalada de los precios del petróleo y el

golpe al corazón ruso de su moneda, el rublo.

EU, más que Occidente, cambia los ejes de la carreta. La primera ofensiva no

le dio resultados, ahora va por la segunda opción: tratar por todos los medios

debilitar a la economía rusa. Barack Obama no quita el dedo del renglón

contra Rusia y Putin.

La primera fase de guerra indirecta no funcionó, pero la segunda ya brinda

algunos resultados. Seguro no los de acabar con Rusia a toda costa, porque

tiene intereses económicos de los que depende tanto como la UE. Pero ya le

pegó. Y, como dicta el adagio, “palo dado ni Dios lo quita”.

Como a tantos otros países, a Rusia le sacude la caída en los precios del

petróleo que rondan entre los 55 y 60 dólares por barril —según si es el Texas

(WTI) o el Brent, respectivamente— en el mercado mundial. Arabia Saudita,

país que lidera la OPEP, produce y sostiene la cuota de los 30 millones de

barriles diarios, lo que a la postre sirve a los intereses de EU que le apuesta al

petróleo y gas de esquisto que extrae mediante la fracturación hidráulica o

“fracking”.

El rublo ha sufrido pérdidas frente al dólar y al euro hasta por el 50% de su

valor (un solo día, el martes 16 de diciembre perdió un 20%), al venderse a la

fecha hasta 100 rublos x 1 dólar, o a 80 x 1 euro. Daño irreversible, como lo

reconocen los propios economistas rusos.

Rusia está en “una crisis económica en toda regla”, dice el exministro de

Finanzas (2000-2011), Alexái Kudrin —el estratega que sacó a la economía

rusa de las turbulencias financieras de 2008—. Y aún con el regreso del barril

de crudo a los 80 dólares, el PIB será del 2%, o caerá hasta 4% si queda en 60

dólares, con una inflación de entre el 12 y 15% para el 2015. Le pegó.

Le funcionó a EU. Es claro, puesto que en la gráfica la caída del precio del

petróleo junto a la devaluación del rublo va de la mano. Y es claro, también,

que esta situación económica le pueda traer protestas internas a Putin. Pero los

propios rusos han comprendido y están dejando de comprar dólares, pese a su

moneda débil.

Por supuesto, en tanto los precios del petróleo no recuperen sus niveles por

arriba de los 80 o hasta los 100 dólares, los efectos perversos continuarán para

la economía mundial —con todo y el FMI augura recuperación económica

(¡sic!) por eso.

China ofreció el apoyo a Rusia: la “ampliación del acuerdo ruso-chino de

permuta financiera (swap)”. En cambio, EU solo utiliza a la UE para sus fines.

Por eso, tanto el unilateralismo como el NOM no funcionarán sin cambio de

reglas. Ruleta rusa para EU, como “siembra tormentas cosecha tempestades”.

Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

MICHOACÁN, SIGUEN LAS FALLAS

* Inseguridad en el terreno “experimental”

Por Salvador González Briceño*

Realidades. Suspicacias de lado, si la situación en Michoacán no está

mejorando, no avanzará en Guerrero y tampoco habrá resultados a nivel

nacional. Michoacán es el piloto, el “laboratorio” desde el 2006 con Felipe

Calderón. Ni antes ni ahora las cosas están bien.

O están peor cada vez. Pésimo estatus o diagnóstico para el gobierno de

Enrique Peña Nieto y su “buena voluntad” de brindar seguridad a los

mexicanos, la principal demanda irresuelta al primer tercio ya de su

administración.

En todo caso, según avance o retroceda, la responsabilidad es

primeramente del gobierno federal. Le alcanza el propio comisionado,

Alfredo Castillo Cervantes, encargado del crimen organizado en el estado.

En su caso, sigue la interrogante vigente: ¿si Castillo no resolvió asuntos

como el de la niña Paulette Gebara Farah en 2010, o el estallido en la Torre

B de Pemex, el 31 de enero de 2013…, ¿resolverá Michoacán? Lo ha

complicado, dicen los afectados.

Se supone que la solución debería ser incluyente, con la participación de

todos: gobierno, sociedad y sectores afectados. Ahí hay excluidos. Los

autodefensas, para comenzar que han vuelto al rearme. Casos como el

encarcelamiento del Dr. José Manuel Mireles Valverde dice mucho; o el

reciente atentado en La Ruana en contra del grupo de Hipólito Mora, en

donde murió su hijo. Dizque por presuntas diferencias “personales” con El

Americano, Luis Antonio Torres, presunto ex Templario.

“Dejar las armas será un suicidio”, dicen los autodefensas. “Las promesas

de Castillo no se cumplen”, rezan. Peor aún, declara Mora; “En los grupos

de autodefenzas hay grupos delictivos”. ¿Cuál confianza? Y el gobierno

quiere acabar con los “líderes de movimiento”, denuncian.

Por lo mismo, la estrategia Michoacán no está clara. ¿Hacia dónde? Al

menos con Castillo hay suspicacia. Pero entonces ¿cuál estrategia del

gobierno de Peña en contra de la delincuencia organizada?

No caben —vale el reclamo— el embuste ni la artimaña. Así no se acabará

con la inseguridad. Lo peor de todo es que el problema se encamine hacia

la contención de una ciudadanía organizada, como es el caso de los

autodefensas, porque entonces las cosas se complican todavía más.

¿Si el “experimento Michoacán” no funciona, lo hará en otros casos como

Guerrero? ¿Lo hará en el país? ¿Hacia dónde apunta la estrategia de Peña

Nieto? Los 10 puntos anunciados el pasado 27 de noviembre para los

problemas de inseguridad y violencia, deberán pasar por el cedazo del

Congreso todavía. ¡Y hasta que se apliquen! La oposición todavía revisará

aplicación, legalidad y procedencia.

Pero ya se dijo, el mismo Peña Nieto lo reconoce, que el “911 mexicano”

tardará (hasta 2016) en lo que se generaliza, tanto técnicamente como en su

uso: atención y respuesta en tiempo y forma —con personal y

capacitación—, etcétera. ¿Pero y los demás puntos? ¿Esa es la estrategia?

Por ello los llamados desesperados de michoacanos como el propio

Mireles, en el sentido de “vencer el miedo” para recuperar la democracia.

Porque en Michoacán reina “el antagonismo”, la confusión y la

contradicción. ¿En dónde anda Servando Gómez Martínez, alias La Tuta?

En cambio Mireles está en la cárcel y Mora con el hijo asesinado. ¿A

Hipólito Mora también le espera la cárcel? ¿Hacia dónde se encamina

Guerrero y el país? ¿Cuál certidumbre? ¿En dónde la seguridad de los

mexicanos? ¿Y las promesas? ¿En dónde la estrategia diferente a la de

Calderón, al retorno del Partido Revolucionario Institucional al poder con

Peña Nieto?

Más incertidumbre que seguridad en esto que parece ser “el reinado de la

maña”.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

CUBA-EU, MERA “DIPLOMACIA”

*Replanteamiento con Latinoamérica, eso sí

Por Salvador González Briceño*

¿Está roto el último vestigio de la Guerra Fría? No. Barack Obama está

aflojando la tuerca nada más, de un eje oxidado hace 53 años. Apenas, un

relanzamiento de las relaciones “diplomáticas” de Estados Unidos (EU) con

Cuba. Pero para terminar con ese ciclo abierto desde enero de 1961, hará falta

que Obama despeje el camino ante un Congreso totalmente republicano. Y

éste tiene posturas encontradas; además que no dejarán al presidente colgarse

la medalla del desbloqueo económico de la isla.

¿Un hecho histórico? Parcialmente sí. Porque el arranque de relaciones

diplomáticas —embajadas, remesas, visas, comunicaciones, uso del crédito,

transacciones financieras, fronteras en el Golfo, etc.—, ciertamente representa

un viraje en la política exterior de EU hacia la isla de los Castro. Pero

entra la suspicacia porque, en todo caso Obama debió comenzar cerrando

Guantánamo, promesa de campaña, y motivo por el cual recibió el Nobel de la

Paz.

¿Significa un triunfo para EU, o para Latinoamérica? Ni lo uno ni lo otro.

Primero es el reconocimiento tácito de una derrota para el imperio; segundo

es una suerte de redefinición de las relaciones con América Latina. Algunas

razones:

1.- Es una derrota para los opositores de Miami, quienes tratan el tema de

“concesión al tirano”. El tiempo puso de manifiesto que los anticastristas no

lograron su objetivo, que intentaron por varias décadas, de acabar con Fidel

para recuperar los burdeles de los tiempos de Batista.

2.- Derrota para la USAID, esa Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo

Internacional (Rajiv Shah, titular desde 2010 renunció), que tampoco dio

frutos. Recuérdese que las pláticas para el restablecimiento de relaciones

incluyó la liberación del contratista Alan Gross, por tres de los cinco acusados

“espías cubanos” en cárcel estadounidense.

3.- También para la CIA. Por décadas no logró derrocar a los Castro. A Fidel

intentó eliminarlo al menos en unas 500 veces. Principal agente de un imperio

duro, violento y sangriento que se consolidó durante la guerra fría.

4.- Para Latinoamérica, pese a que los mandatarios reunidos en la 47 reunión

del Mercosur realizada en Argentina lanzaron vítores, pronto entraron en vigor

las presiones contra Venezuela. Es decir, que para AL se trata de una moneda

al aire. Se sabe que EU promueve por varias vías el derrocamiento de Maduro.

5.- Por el viejo dicho que la presencia de embajada de EU en cualquier

país representa una amenaza hasta golpe de Estado, Cuba deberá tomar sus

precauciones. Porque tendrá en lo sucesivo la amenaza adentro.

6.- Ahora mismo EU está en confrontación geopolítica vía Ucrania, con los

otrora aliados de Cuba: Rusia cabeza de playa de la URSS y China. Hasta

se habla de neoguerra fría. La manipulación de los precios del petróleo por

EU para afectar a Rusia y Venezuela —como lo denuncia Evo Morales—, es

verdad.

Luego entonces, el relanzamiento de las relaciones EU-Cuba se da en un

contexto complicado. Tras las denuncias de tortura de la CIA, la confrontación

directa contra Rusia y China, y una creciente amenaza en contra de algunos

pueblos latinoamericanos.

Sin dejar de lado que Obama obedece órdenes de los adinerados, de los

neocon, los banqueros y los republicanos. Pero incluye arremeter contra toda

presencia china o rusa, comercial o financiera, en la región.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

NOVATOS, LOS OPERADORES DE PEÑA

*Un gabinete presidencial de no electos

Por Salvador González Briceño*

 

Dicta el refrán así: “Vox populi, vox Dei”. Dicho que, llevado al ejercicio de

gobierno y en referencia a los últimos sexenios en México, se traduce así:

“Los panistas gobernaron para los ricos, en cambio el PRI roba pero

comparte”. No requiere ejemplos, porque sobran.

Es decir, la corrupción como primicia y luego la impunidad de complemento

para el encubrimiento de todos contra todos, tanto del PAN como de los

priistas; los demás partidos participan de un modo u otro del funcionamiento

de este “sistema político” corrupto.

Todavía. Más allá del “estilo personal de gobernar” —en referencia a la

imposición de cada presidente priista de un sello propio a su sexenio—, de

Daniel Cosío Villegas, un reclamo que sobresale entre aquellos (críticos del

régimen que “viven en el error” por estar fuera del presupuesto) que desde

afuera pugnan por la democratización del sistema político mexicano destaca

este otro: se debe cambiar la Constitución para que todo Presidente gobierne

con un gabinete salido también de las urnas.

Porque luego, más allá que ser el equipo de confianza del Presidente en turno,

resulta que termina imponiendo criterios que afectan al país. El único

argumento es que así opera el presidencialismo.

Recuérdese la influencia de personajes como, por ejemplo: Liébano Sáenz

Ortiz, secretario particular de Ernesto Zedillo Ponce de León; José Córdoba

Montoya, jefe de la oficina de la Presidencia de Carlos Salinas de Gortari;

Alfonso Durazo en un primer momento y Marta Sahagún de Fox —cuyo

referente habla por sí solo—, para el presidente del “cambio”, Vicente Fox

Quezada; de Felipe Calderón Hinojosa saltaron varios, todos como

“particulares”: César Nava, Luis Felipe Bravo Mena, Roberto Gil Zuarth,

Tarcisio Rodríguez Martínez.

El caso es que, fruto del derecho de “picaporte” (desde arriba hacia abajo de la

estructura del poder), el país arrastra problemas hoy. Baste citar, vgr., a

Córdova o a Nava. Al primero se le tilda de orquestador de las “reformas

estructurales neoliberales” del salinismo, que ha traído secuelas graves a la

economía y a los mexicanos. A Nava se le ubica por la corrupción azul.

Cercano a Calderón como “particular”, pero sobre todo como director jurídico

de Pemex. Otorgó contratos a favor de las empresas del malogrado Juan

Camilo Mouriño, y vía los “contratos de servicios múltiples” para negocios

con trasnacionales como Repsol y Techint, etc.

Del ahora presidente Peña Nieto sobresalen su esposa: Angélica Rivera

Hurtado; y del gabinete: Luis Videgaray Caso, el Secretario de Hacienda;

Aurelio Nuño Mayer, jefe de la oficina de Presidencia; Jesús Murillo Karam,

de PGR. Ninguno electo, y todos en problemas por una razón u otra.

¿Será que en el “estilo personal de gobernar” se impondrá lo “insensible y sin

corazón” de Peña que dijo recién Javier Sicilia, respecto al caso Ayotzinapa?

¿Se trata de —erratas de por medio— un staff de Juniors, dirigiendo la política

en este país, y por eso estamos como estamos? ¿Eso explica los desatinos en

materia económica, las “reformas estructurales” todavía neoliberales de

Videgaray —al igual que Nuño—, por la línea salinista vía Pedro Aspe?

¿Cómo resolverá Ayotzinapa el PRI, igual PGR que Gobernación? ¿Cómo

será la reactivación económica con un entorno internacional negativo para

México? ¿Cómo resolver un 2015 electoral, ¡el tercer año del sexenio!?

Aurelio Nuño en El País, y Videgaray desde The Wall Street y otros medios,

ambos exhibieron su novatez. Pero son, súmenle el resto, los operadores de

Peña Nieto.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

VERSIÓN OFICIAL, EN DUDA

*Participación de la policía federal y el ejército

Por Salvador González Briceño*


Entre la indignación ciudadana nacional e internacional, porque los

estudiantes de la Normal de Ayotzinapa no aparecen, poco a poco se

articula el engranaje de los acontecimientos —por ahora en versiones

periodísticas— que continúan poniendo en seria duda la “versión oficial”

de los días 26-27 de septiembre en Iguala, Guerrero, ofrecida por la PGR.

El problema es que, si como primer paso no se da con la verdad de los

hechos, que aparezcan con vida los 43 (42) normalistas y se juzgue y

castigue a los responsables, las protestas no tendrán pausa pese incluso al

zarpazo legislativo de suprimir el derecho a la manifestación. Peor aún si,

en segundo término, no se replantean la política de Estado en materia de

seguridad y se redefine en rumbo país —en el sentido de un proyecto de

nación.

Magna tarea tiene el gobierno de Peña Nieto. Difícil, porque no se ve por

dónde —gabinete incluido— tenga el intento siquiera de cambiar ambos

retos de país. La seguridad en primer lugar. Y lo demás no es lo de menos:

es el problema estructural, de fondo, del país.

Problema será que, a falta de alternativas, a cambio, se imponga la

“tentación autoritaria”. Algo así sería el peor escenario para el país. Para

los mexicanos y los padres de los estudiantes desaparecidos, la justicia y el

Estado de derecho.

Algunas voces primero, como las del sacerdote Alejandro Solalinde y los

mismos padres de los estudiantes desaparecidos, comenzaron a poner en

duda la versión del procurador Jesús Murillo Karam. Luego vinieron las

lagunas relativas a la procedencia de las muestras que dieron con el ADN

familiar de Alexander Mora Venancio, la opinión de los expertos forenses

de la UNAM y el sitio de incineración ubicado no en el basurero de Cocula

sino en Chilapa, según el rastreo satelital de la NASA de la madrugada del

día 27.

Recientemente el general Francisco Gallardo habló de la participación del

Ejército en los acontecimientos; “maniobra militar”, dijo. Pero el análisis

periodístico último de Proceso (N° 1989, 14 de diciembre) pone más piezas

en contra de la versión oficial.

“La historia no oficial” comienza así: “Fuerzas federales participaron en el

ataque contra los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa la noche del

pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, durante el cual murieron tres

normalistas y 43 fueron desaparecidos en una sucesión de hechos conocida

en tiempo real por el gobierno federal…

Los estudiantes fueron monitoreados siempre por el Centro de Control,

Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Chilpancingo, que informa

a la administración estatal y federal. “Al mismo tiempo que la Policía

Estatal recibía el reporte, también lo recibieron la PF, el Ejército y la

Policía Municipal de Iguala, instancias a las que el C4 les reporte”.

Pero “hasta ahora, el gobierno de Peña Nieto ha ocultado la información

que tiene acerca de la participación de la PF y el Ejército en los

acontecimientos”.

El general José Francisco Gallardo Rodríguez (enjuiciado y encarcelado

tras proponer la creación del “Ombudsman militar”), dijo recién: “Fue el

ejército el que realizó la desaparición porque hicieron una maniobra

militar”.

“…Estoy seguro que fue el ejército. Porque la policía en México está

militarizada. El ejército hizo una maniobra militar. Hay policía municipal,

hay civiles, pero son militarizados. ¿Por qué a los policías civiles los

mandan a adiestrar a la zona militar? Pues porque son militares. Todo

este show —agarrar al presidente municipal, encontrar a un único

culpable— es para que no se concentre la mirada en el ejército”, dice

Gallardo.  ¿Qué dirá el gobierno de Peña Nieto?

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

FRAGILIDAD, NO COYUNTURAL, ECONÓMICA

*Sin un proyecto de país, ¿hacia dónde México?

Por Salvador González Briceño*

“¡Es la economía, estúpido!”. Frase célebre de James Carville, el asesor del

demócrata William Clinton que lo llevó de la gubernatura de Arkansas a la

oficina oval de la Casa Blanca, y es aplicable a países como México por lo

menos para el curso de los últimos 25 años.

Las tasas pírricas de crecimiento del PIB registradas en el último cuarto de

siglo —que no pasan del 2.5%—, se deben a las “estúpidas” directrices

neoliberales adoptadas como políticas públicas por el Estado mexicano desde

los presidentes Miguel de la Madrid a la fecha, bien bajo las presiones de

Washington a través de sus operadores —el Banco Mundial (BM) y el Fondo

Monetario Internacional (FMI)—, o bien porque dichos gobernantes

estudiaron en universidades gringas y adoptaron como propias las tesis

doctrinarias de economistas como Milton Friedman y Von Hayek.

Pues bien, no de ahora, pero sabemos todos que el libre mercado es la peor

entelequia engañabobos que no resuelve los problemas económicos, siquiera

las principales “variables macroeconómicas”, menos el desarrollo de las

economías sin atender los problemas estructurales, como el campo y el sector

productivo, manufacturero e industrial.

Así por ejemplo, de nada sirve una “moneda estable” —el caso de México

frente a Estados Unidos—, si en los hechos en el tipo de cambio el peso tiene

frente al dólar tres ceros menos. De poco una inflación “bajo control” —de un

dígito—, si está indexado precisamente a un nivel salarial que se contiene a

grado tal que, a estas alturas del partido, anda con un poder adquisitivo

perdido por arriba del 70% desde 1983 a la fecha.

Lo demás es de Perogrullo. Que si la “estabilidad macroeconómica”, que si la

apertura de fronteras, las exportaciones y las importaciones. Falacias todas si

no se reflejan en creación de empleo, salarios remunerados para los

trabajadores, prestaciones de ley (no el atropello de Constitución que se tiene

con, vgr. una reforma laboral retrógrada), seguro social y pensiones para

quienes han creado las grandes riquezas en este país, etcétera, etc.

En pocas palabras, que si no hay desarrollo económico que se refleje en

bienestar social, se tiene una desigualdad en la distribución de la riqueza con

registros cada vez más extremos se tiene el país que se tiene: al borde del

fracaso y pendiendo de un hilo cuyo carrete está en Washington, o en el mayor

casino de mundo llamado Wall Street. Esto es apenas un boceto del saldo

neoliberal del último cuarto de siglo aplicado en México.

Y, ¡sin política industrial!; “la mejor política industrial es la que no existe”:

Serra Puche. Con un campo “abandonado”; quien controla el campo controla

el país: Huntington. ¡Con un sistema bancario en manos de extranjeros!; sin

acceso al crédito para la inversión. Ahora, ¡con una serie de sectores, como el

minero en manos de empresas trasnacionales canadienses, el energético

expuesto a las inversiones foráneas que solo buscan el ganar/ganar, y un

crimen organizado en pleno boom! Y sin un proyecto de país, ¿hacia dónde

México?

En puerta está la situación de coyuntura delicada. El declive de los precios

internacionales del petróleo (54.40 dólares el barril). La caída de la Bolsa

Mexicana de Valores en la semana (tres días de pérdidas). El sentir de los

empresarios mexicanos de que le inseguridad sí pega, contrario a lo que dicta

Agustín Carstens gobernador del Banxico. La expectativa a la baja del

crecimiento de PIB para el 2014 y el 2015. El pésimo desempeño de la

economía estadounidense, etcétera. Fragilidad económica al fin.

MÉXICO, EL RIESGO PAÍS

*Amenaza la tentación autoritaria

Por Salvador González Briceño*


Sin duda, que por la coyuntura actual México está pasando por una crisis

profunda, la segunda más grave de este inicio del siglo XXI; la primera fue,

poniendo los acontecimientos sobre la balanza y letargo de por medio, la

“guerra contra las drogas” de Felipe Calderón.

Pero el futuro está en riesgo por dos razones: la tentación autoritaria del

gobierno de Enrique Peña Nieto —como reacción policial a la exigencia de

renuncia presidencial—, y la agudización de los problemas de violencia

azuzados por el crimen organizado, que están a la vista tanto en Guerrero,

Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Tamaulipas, como en el resto del país.

La solución, que pasaría necesariamente por un replanteamiento interno del

rumbo país en términos de cambiar el modelo económico neoliberal,

también el sistema político antidemocrático y de atender las demandas de la

sociedad; en tanto que hacia afuera, la redefinición de la relación con

Estados Unidos de América (EUA) y el mundo. Todo suena muy lejano.

Por eso asoma la cabeza la amenaza de un gobierno autoritario, y eso está

tan lejos como a la vuelta de la esquina. Valga citar dos antecedentes: el de

la represión de la movilización de pueblo de Atenco (Tlatlaya remite al

modo de actuar de los militares), contra el Aeropuerto de Vicente Fox

cuando Peña Nieto era gobernador; y la recién aprobada por el Congreso

“ley de movilidad universal” (de 2 de diciembre por PRI-PAN-PVEM), que

amenaza con reprimir marchas y manifestaciones con el pretexto de la libre

circulación de las personas.

Situación compleja, porque todas las variables —macro y micro— marchan

juntas, formando un amasijo no fácil de conceptualizar. Porque converge

tanto lo global como local. Así, desde afuera impactan varios asuntos:

1) La instrumentación de la estrategia de guerra de Estados Unidos de

América (EUA), que so pretexto de la “seguridad nacional”, se volvió más

agresiva tras el 11/S contra el “terrorismo”;

2) El contexto de decadencia económica de EUA, que pese a la crisis del

2008-2009 tanto el gobierno como la Reserva Federal siguen aplicando las

mismas políticas recesivas y de flexibilización cuantitativa que favorece a

los ricos nada más;

3) La guerra contra las drogas que adoptó a pie juntillas el expresidente

Felipe Calderón, abriendo las puertas al espionaje y la injerencia directa de

todos los organismos de inteligencia de EUA en México, generando con

ello el mayor clima de vulnerabilidad a la seguridad nacional;

4) La profundización de las alianzas de México con EUA, de los acuerdos

y tratados como los comerciales TLCAN, Mérida, APEC; los de seguridad

ASPAN y el NorthCom (ver:

http://maniobrasdelpoder.blogspot.mx/2011/10/12octubre2011-el-

northcom-y-la.html), etc.

5) El trastrocamiento de la “Seguridad Nacional” de México que todo lo

anterior significa, es más de lo que se presume. Amenazante todo, como: el

operativo “Rápido y Furioso” para armar a los carteles, la capacitación

policiaca al estilo gringo tipo Escuela de las Américas, la filtración de

agentes armados en todo el territorio mexicano, la presencia de militares

con equipo de la Armada de México, el espionaje en toda su extensión a

través del ciberespacio como los drones, etcétera.

6) La ilegitimidad de Felipe Calderón lo orilló a adoptar la sugerencia

militarista de EUA para hacerle la “guerra” al narcotráfico, que metió al

país en la situación de violencia en que se encuentra.

Con todo, Peña Nieto no ha sido capaz de replantear la estrategia antinarco.

En esas anda México, como barco sin timonel en la tormenta. Sin proyecto

de país.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

PEÑA, ¿REDEFINIRÁ EL RUMBO?

Por Salvador González Briceño*



“Si le va bien al Presidente le va bien a México”, adagio válido todavía al

menos en tanto persista el presidencialismo. Al Presidente Enrique Peña

Nieto, sin embargo, no le va tan bien a dos años de gobierno. Ni en economía

o política, ni en seguridad, la principal demanda social (ver:

http://www.elpuntocritico.com/reporte-global-salvador-gonzalez-

briceno.html).

De este modo, le pegan más los errores que los logros. De ahí la pésima

aceptación, como la de Ernesto Zedillo en los años reacios de 1995/1996, tras

la crisis económica que le estalló en las manos heredada por el antecesor,

Carlos Salinas de Gortari; una polémica que no termina entre los dos.

¿Avances? Por el Pacto por México, concierto entre gobierno y partidos

políticos en el Congreso de la Unión, Peña consiguió sacar las 11 “reformas

estructurales” propuestas, todas de corte neoliberal. La “energética” —la

madre de todas, el último vestigio del “nacionalismo” mexicano—, promesa

de Salinas, que —entre todas— le han dado al traste a este país en materia

económica durante un cuarto de siglo: concentración de riqueza y pobreza;

falta de crecimiento, caída de salarios, altas tasas de desempleo, como saldo,

de la mano de acuerdos como el TLCAN con EU y Canadá.

Dicho logro legislativo, de cambios constitucionales, más pronto que tarde

comenzó a mostrar su falta de resultados como ha sido, vgr., la meta de

crecimiento económico para los primeros dos años (1.4% y entre 2.1 y 2.6 del

PIB, en 2013 y 2014, respectivamente), de los 3.5 y 4.2% como meta. Una

reforma fiscal que si bien aumentó los recursos del gobierno, le pegó fuerte al

ingreso de los hogares, que representa entre el 60 y el 70% del consumo.

(Fuente de datos: Proceso, 1987).

Sin gasto público, para infraestructura, créditos de la banca o inversión

privada. Esto último, contra la pretendida meta de la reforma financiera de

otorgar préstamos a empresas y personas a bajo costo para promover el

consumo y la actividad productiva. En telecomunicaciones, las inversiones no

llegan. En fin, las reformas neoliberales, la gran apuesta, no dan color en

materia económica.

La inseguridad, sigue siendo el principal problema. En Michoacán, por

ejemplo, quedó en entredicho el presunto control del flagelo; si bien se detuvo

a los principales capos (La Tuta “desapareció”), algunos miembros de la

policía comunitaria quedó señalada como encubridora, exCaballeros

Templarios conversos.

Sobre Ayotzinapa en Iguala, tras la desaparición de los 43 estudiantes, un

asunto que ha puesto en la picota a Peña, exigiendo su renuncia; las marchas

encabezadas por padres, alumnos y la sociedad en México y el mundo.

Amasijo de complicaciones/complicidades. Múltiples actores y circunstancias,

muchas sin control.

Junto a los añejos problemas de corrupción e impunidad, el crimen organizado

en Guerrero, como en otros estados del país, entre ellos, Michoacán, Oaxaca y

Chiapas, en referencia a “Tierra Caliente”. La infiltración del narcotráfico en

varios municipios, el “gobierno cercano a la gente” como el que encabezó

José Luis Abarca en Iguala y en Cocula, César Peñaloza y 22 policías

municipales.

Las últimas medidas anunciadas, el Operativo Tierra Caliente, un experimento

policiaco-militar atentatorio del federalismo, que someterá a 36 municipios

bajo control del Ejército y la policía federal, para “el combate a las

organizaciones delictivas, el fortalecimiento institucional y la lucha

anticorrupción”. Pingües medidas, porque México demanda un

replanteamiento a fondo de la estrategia antidrogas y un relanzamiento del

modelo económico. ¿Redefinirá el rumbo Peña? O lo alcanzara el destino. El

dilema es qué hacer por si le va mal.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

MÉXICO, LA RUTA DE LA DESCOMPOSICIÓN

Por Salvador González Briceño*


Inseguridad y economía; corrupción e impunidad, los principales retos de

México. Y en tanto no haya solución los problemas seguirán agudizándose,

el país complicándose.

Lo anterior ocurre, en gran medida, porque los enfoques continúan errados.

No le falló a Jesús Reyes Heroles cuando dijo que “la forma es fondo”.

También tratándose de la globalización es importante la forma.

Con la globalización —que no es otra cosa que la internacionalización

del sistema financiero, tras la mundialización promovida por las

multinacionales—, se generalizaron los ilícitos negocios boyantes, como

el tráfico de drogas, de armas, de personas; y delitos como el secuestro y el

robo en todas sus expresiones. La ganancia fácil.

Por las buenas y por las malas. La evasión de impuestos representa

mayores ganancias, como el dinero especulativo o derivado de las

actividades criminales. El mercenario moderno, como el “estado islámico”

que negocia lo robado.

El narcotráfico es un problema no solo de México; y no habrá solución

sin un enfoque multidisciplinario, para atender la complejidad. Es

Latinoamericano, y mundial. Los carteles de las drogas trabajan como

multinacionales de éxito.

Por ello, la estrategia limitada al “ejército en las calles” equivale a dar

“palos de ciego”. Le falló a Calderón, le fallará a Peña si no modifica la

estrategia. Y no se ve para cuándo. No lo ha hecho en dos años.

Para empezar hay un problema de enfoque. El narcotráfico no es un

asunto de “seguridad pública” sino de “seguridad interna” y de “seguridad

nacional” también. Y en ambos aspectos ha fallado el gobierno de México.

Le falló a Calderón, le está fallando a Peña.

Durante el sexenio del panista Calderón el problema fue visto como uno

de “policías y ladrones”, en donde el Ejército la hizo de “policía”. Ese es el

enfoque de la seguridad pública. Pero el problema del narcotráfico es, para

comenzar, de “seguridad interna” para atender también las circunstancias

aleatorias que igualmente lo conforman, como: la desaparición de personas,

su propagación a otras entidades, el secuestro de inmigrantes, el uso de las

redes sociales, homicidios dolosos, uso de armas de alto poder, etcétera.

Y de seguridad nacional, porque a raíz del problema México ha sido

víctima de la intromisión de Estados Unidos de América por varias vías,

no sólo porque es el principal mercado de consumo, sobre todo porque se

beneficia de los recursos que van a dar a su sistema financiero, y vende

armas a los carteles (“rápido y furioso” punta del iceberg), se entromete en

todo, caza capos, etc. Su pretexto, la “seguridad nacional”. La de México

no importa, así ponga los muertos.

Si en seguridad está herrada la estrategia, en economía también. Y eso

les compete a más gobiernos. En México, desde el sexenio de Miguel

de la Madrid a la fecha. Los preceptos neoliberales le ponen la mesa a la

ilegalidad y la criminalidad. El Estado neoliberal es corrupto e informal,

impune y criminal; es el trastrocamiento del Estado de derecho en toda su

expresión. De ahí la complejidad para revertir sus consecuencias.

La inercia liberal se apoderó de México, la ilegalidad también. Ese es el

terreno de la criminalidad, y de la descomposición económicosocial.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

REFORMAS NEOLIBERALES, EN PIE

*México, las buenas intenciones de Peña Nieto

Por Salvador González Briceño*

La contradicción está en el fondo. De la misma manera que el país no puede

avanzar anidando económicamente a dos méxicos —uno pobre, pobrísimo, y

otro más o menos desarrollado; desde una clase media cada vez más golpeada,

hasta la elitista que gestaron durante las últimas tres décadas tanto las grandes

empresas primero como el sistema bancario y financiero después—, tampoco

puede sobrevivir sin cambios de fondo al sistema político.

Ambas reformas —perestroika y glasnost— son tareas pendientes que,

incluso el experimento panista que duró dos “lastres” de gobierno sexenal (el

de Vicente Fox del 2000 al 2006 y el de Felipe Calderón del 2006 al 2012), ni

el PRI a su regreso a la silla presidencial, con Enrique Peña Nieto (del 2012 al

2018), están encarando.

De la mano de sendas reformas, la relación de México con el exterior, pero

particularísimamente con Estados Unidos de América, es más que primordial

para de ese modo reelaborar lo necesario para sacar al país adelante y no

atorarse en los buenos deseos.

Para comenzar, las últimas reformas aprobadas a iniciativa de Peña Nieto en el

Congreso de la Unión (el total de 11, la Energética, de Competencia

Económica, Telecomunicaciones y Radiodifusión, la Hacendaria, Financiera,

Educativa, de Amparo, de Procedimientos Penales, Políticoelectoral, de

Transparencia y Laboral), no son otra cosa que el “cierre de pinza” de las

“reformas estructurales”, iniciadas desde el gobierno de Miguel de la Madrid y

profundizadas por Carlos Salinas de Gortari. Reformas neoliberales y

privatizadoras baluartes de la globalización.

Valga referir la Energética que, como cereza del pastel, había sido la trabazón

principal porque debían modificarse artículos clave de la Constitución (el 27 y

el 28) en el sensible tema energético, particularmente en referencia a Pemex.

De la mano de dicha reforma estaba siempre la sombra de EUA que presionó

desde Salinas para que se abriese el sector del petróleo, el gas y la electricidad

a la inversión extranjera en especial a las multinacionales texanas.

Así, tales reformas “modernizadoras” —las de antes: comunicaciones,

siderurgia, banca, etc., como las recientes— profundizarán los cambios

neoliberales de las últimas tres décadas. Y con ello el atraso del país, tanto en

materia económica con un crecimiento a tasas pírricas, como en la

dependencia del vecino, EUA (TLCAN, dixit). Y sin cambios en el sistema

político hacia una transición democrática, tan prometida como la zanahoria no

habrá: desarrollo económico con bienestar social; estabilidad política sin

corrupción e impunidad; seguridad para la población sin violencia ni Estado

de derecho trastocado.

Peña Nieto avanza, pues, en sentido contrario a lo que promete. Así,

difícilmente logrará los cambios de fondo para el país. No sólo falta revertir

las reglas para un Estado más activo en la economía, igual replanteando las

reglas de la convivencia política y social, como replantear los términos de la

relación con EUA en temas como el crimen organizado y el narcotráfico.

Sin esos pasos mínimos —o máximos, si se quiere— difícilmente se cambiará

el impacto o la descomposición que se ha generado en la sociedad. Los

problemas están a la vista, los procedimientos se tienen que desarrollar. Luego

entonces, los intentos son válidos, los compromisos más.

[*] sgonzale@reportemexico.com.mx

EUA, TRAS LA POLÍTICA CRIMINAL

Por Salvador González Briceño*

A Jacqueline Santana López, de FES Aragón, también, en solidaridad.

La verdad saldrá a flote, tarde o temprano. Mejor será que esté acompañada

de la aparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. Existe la

posibilidad, porque la versión de PGR no la creyó nadie. Todo lo contrario,

ha sido desmentida, puesto que ni el basurero de Cocula ni el río tienen

evidencias suficientes que corroboren la versión “oficial” de la autoridad

federal. Ningún examen pericial, siquiera del forense argentino.

Resolver el dolor de los padres. Hacer algo por el clamor social; por la

indignación y solidaridad que generó en México y el mundo; por lo que

motivó la rabia de los jóvenes “ninis” (porque aún con maestrías y

doctorados nadie les da un empleo) de las escuelas y universidades en todo

el país, como lo muestran las movilizaciones multitudinarias. Así ello

represente el inicio de la lucha en contra de la corrupción, de la impunidad

y el rompimiento del maridaje entre autoridades de todos los niveles

—incluido el Ejército— y el combate real al crimen organizado.

Pero sobre todo para dignificar la memoria, esa obligada reconciliación

histórica a que tiene derecho cualquier pueblo, de todos los jóvenes caídos

—por qué no las víctimas del 68/Tlatelolco por la dupla represora de

Presidencia/Gobernación: Ordaz/Echeverría— desde los tiempos de la

“guerra sucia”, que se instaló en el país durante los años 70 y parte de los

80 (los años de Echeverría/Portillo/De la Madrid), con todo el apoyo del

Estado mexicano y por presiones de EUA. El nexo ahora lo da la guerrilla,

Vázquez/Cabañas, y las denuncias por “desaparición” que en Guerrero

pesan sobre los Figueroa y Ángel Aguirre.

Aquellos eran los años de los golpes militares, de la desaparición y la

represión social generalizada en Latinoamérica, situación azuzada por la

“amenaza roja” que representaba entonces para el “patio trasero” el

comunismo soviético-estalinista, siempre contabilizando los recursos, la

capacitación, las armas y la estrategia operada directamente por la CIA, el

Departamento de Estado de EUA y un Henry Kissinger siempre impune.

Por los intereses en disputa durante los años reacios de la “guerra fría”,

entre EUA y la URSS entonces, por los intereses geopolíticos en refriega

hoy, entre el vecino del norte y las potencias promotoras de la

multipolaridad global, Rusia y China que se está metiendo fuerte con

inversiones en México. Y, como en tiempos de la “guerra fría”, ahora por

la disputa hegemónica en la región, también EUA lo quiere todo.

En los 70, la “policía secreta” y el ejército se encargaron de eliminar la

“amenaza guerrillera”; ahora también el ejército que está operando

libremente a delego presidencial por la famosa “guerra contra el

narcotráfico” de Calderón primero y de Nieto después. Igual se presta para

quitar el “estorbo” del camino. Las víctimas siguen siendo catalogados de

“guerrilleros”.

Entonces reprimía el Estado. Ahora, ¿no lo está? ¿Qué hizo el 27 Batallón

de Infantería la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre, cuando a

unos metros ocurría la masacre de estudiantes? ¿Fueron los Guerreros

Unidos? Porque ya se menciona a un “grupo de paramilitares”. ¿Para qué, y

al servicio de quién existen los paramilitares?

¿O no? Julio César Mondragón, el nombre del estudiante que fue desollado.

Eso apunta a métodos kaibiles para infundir miedo. ¿Esas son técnicas de

narcotraficantes? ¿No se ha visto tantas veces en crímenes perpetrados por

los “Zetas” en la región de Golfo de México? Los Zetas contrataron a

paramilitares guatemaltecas.

El Estado mexicano le abrió las puertas de par en par a EUA con los

tratados de “libre comercio”, pero EUA convirtió a México en un peón más

del negocio de las drogas, y del crimen organizado (tráfico de armas,

cultivo y trasiego de drogas, trata de personas, etc.). En Guerrero, Iguala

produce 98% de amapola en el país, oro también. EUA lo quiere todo por

las buenas o por las malas. Petróleo y gas no están de más. Cualquier

suceso violento es por la “seguridad nacional” y el “interés geoestratégico”

gringo. Así México se convierta en un narcoestado. La guerrilla estorba.

Los mexicanos empujan al cambio, pero el enemigou está por todas partes.

Reporte Global

INGOBERNABILIDAD ¿ESTADO “INFILTRADO”?

*Guerrero, botón de muestra en México

Por Salvador González Briceño*

México pasa por una situación paradigmática desde los acontecimientos de

Iguala, Guerrero en septiembre pasado; los 43 estudiantes secuestrados por

policías municipales y luego presuntamente asesinados por el grupo de

sicarios perteneciente a los guerreros unidos, el cartel que controla el área

en materia de crimen organizado.

Un caso no aclarado, porque la principal demanda de la sociedad y de los

padres, es que aparezcan con vida. Por lo mismo, un reto para el Estado

comenzando por el Presidente Enrique Peña Nieto; igual que la Secretaría

de Gobernación, la Procuraduría General de la República, la SEIDO, y el

propio gobierno del estado. El informe del procurador Jesús Murillo

Karam, más que arrojar luz sobre el destino de los desaparecidos, abrió una

cortina de dudas y vacíos no cubiertos por la investigación.

Eso abrió la entrada a las protestas desde pacíficas hasta violentas; desde

los propios padres y los estudiantes de Ayotzinapa hasta las expresiones en

todo el país y varias partes del mundo. Todo para presionar al gobierno de

Peña Nieto para el esclarecimiento de los acontecimientos y la devolución

de los jóvenes con vida. Manifestaciones multitudinarias y protestas

desbordadas, como son las quemas de edificios y la propia puerta de

Palacio Nacional en el Zócalo, el corazón del país.

Colusión de autoridades e impunidad de los delincuentes, por las relaciones

del presidente municipal de Iguala y la esposa, con los sicarios de

guerreros unidos y los nexos con los jefes y los propios policías

municipales. Promotores ambos de crímenes contra la sociedad

guerrerense, lo mismo que los sicarios llamados caballeros templarios

sembraron el terror a escala municipal en ese estado contra los

michoacanos. Situación similar en otras partes del país, como Tamaulipas,

Veracruz, Sinaloa, Edomex, Oaxaca, etcétera.

Situación criminal creciente. Se afirma que cerca del 70% de los

municipios del país están siendo sometidos por el crimen organizado. Y

que ser presidente municipal es ocupar un puesto de los más peligrosos. Es

claro que nada crece en materia de colusión e impunidad si no hay

participación —por las buenas o a las malas—, desde el poder; tanto el

establecido como el impuesto por la fuerza.

El dinero mal habido por delante; un negocio que rinde jugosos frutos. Los

de la economía criminal, que incluye desde la venta de drogas cultivadas y

sintéticas, el tráfico de armas hasta los rendimientos de otros delitos como

el secuestro, las cuotas por “protección”, derecho de piso, el tráfico de

personas, la prostitución o el tráfico de órganos, entre otros.

El trastrocamiento del Estado de derecho, si no es que la violación continua

de las leyes en un estado en donde los hilos de la gobernabilidad no se

notan, y lo peor que deriva: la inaplicabilidad de la ley contra todo tipo de

los delitos mencionados. Impacta tanto a nivel municipal como de un

estado. Pero si no se atienden los problemas primero en uno y luego en los

demás niveles de gobierno, se comprende el señalamiento de

incompetencia y demandas como: “que se vayan todos”.

Generalización y continuidad en el tiempo de esta situación, crea una

realidad insostenible. Es cuando la sociedad percibe que no hay autoridad

capaz, que no hay presidencias municipales confiables, que no hay policías

que otorguen seguridad, que el crimen organizado avanza y se pierden la

tranquilidad y la seguridad. Se generan así, alimentados por la corrupción,

la impunidad y la colusión o participación directa de la autoridad de todos

los niveles, la ingobernabilidad y la sensación del Estado ausente.

Mejor dicho, se alimenta la concepción del Estado infiltrado, criminal. De

un Estado coludido que no atiende sus problemas de fondo; que no sostiene

un proyecto de país; que no gobierna para crear condiciones de mejora en

la vida de las personas; que no gobierna para resolver sino para complicar

las cosas en el terreno de la economía, de la política y de la vida social en

general.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

AYOTZINAPA, ¿DE PARTE DE QUIÉN?

*El caso es de justicia, ¿desbordará en represión?

Por Salvador González Briceño*

Ante la parálisis primero por la ausencia de respuestas inmediatas, y la falta

de soluciones creíbles de todas las instancias del gobierno sobre el paradero

de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, Guerrero (el informe del titular de la

PGR, Jesús Murillo Karam, se dio ¡40 días después!), la situación se

complica cada día.

El tiempo corre y la principal demanda de los padres, los guerrerenses, la

sociedad mexicana y la solidaridad internacional de “regresarlos con vida”,

continúa insatisfecha. Y por lo mismo, el futuro próximo aparece como

nada halagüeño.

Por un lado las manifestaciones crecen, desde los propios estudiantes

normalistas, la sociedad del estado, en varias entidades y el Distrito

Federal. La demanda va desde “presentarlos vivos”, pasando ciertamente

por la detención los principales implicados a la fecha —como el exalcalde

de Iguala, José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda

Villa—, la dimisión del gobernador Ángel Aguirre Rivero, hasta la

“renuncia” del presidente Enrique Peña Nieto.

Esta última demanda fue apersonada por uno de los padres de los

desaparecidos en Los Pinos al ser recibidos por el mismo Peña y parte de

su gabinete de seguridad.

Indignación generalizada fue lo que levantó el reporte del procurador

Murillo Karam, el pasado viernes 7 de noviembre. Más que aclaraciones

sembró dudas, con todo y ha sido el primer intento de informar a la

sociedad mexicana (y mundial) sobre los acontecimientos del 26 y 27 de

septiembre en Iguala.

Más allá de la suspicacia está la falta de eslabones en la cadena de la

investigación. Verbigracia. ¿Cómo fue que los policías municipales —los

presuntos sustractores de las víctimas— hicieron “entrega” de los

estudiantes “detenidos” a los sicarios del grupo “guerreros unidos” y por

qué? ¿Por qué se arremetió contra ellos con lujo de violencia, a balazos, si

no agredían y estaban desarmados? ¿Qué con el 27 Batallón de Infantería

del ejército mexicano, que no auxilió a los jóvenes estudiantes sino que al

parecer se puso del lado de los agresores?

Se dice que fueron 14, pero el reporte de PGR se basa en declaraciones

confesas de solo tres de los agresores. ¿Acaso ningún testigo se ha

encontrado que concuerde con el presunto traslado de los 43 jóvenes hasta

el lugar donde presuntamente serían agredidos de muerte?

El padre Solalinde, basado en confidencias y entrevistas con personas

anónimas que testificaron los hechos, días antes había dicho que los

estudiantes habrían sido asesinados y algunos quemados vivos. ¿Por qué

tanto atraso de la autoridad federal?

A estas alturas se toman ya como un hecho las relaciones entre la autoridad

municipal —desde el presidente, la esposa y los policías—, con los sicarios

de “guerreros unidos”. Ese señalamiento ha permitido que se hable de

colusión de autoridades con el crimen organizado. Pero, ¿dicha colusión

alcanza a otras autoridades del estado o más allá? ¿Tiene algo que

responder el exgobernador Aguirre, quizá sólo por la intentona de

desaparecer las escuelas rurales (de esto se habló muy al principio del

problema y luego se acalló)?

Luego de tantos días..., ¿acaso se trata de darle largas al asunto para no

aclararlo? ¿A eso hay que llamarle “negligencia” o “inoperatividad” de la

justicia? Por ambos calificativos es la exigencia de la renuncia hasta del

presidente Peña. ¿Queda en eso nada más?

A unos 50 kilómetros de Iguala, en “los Filos”, municipios de Mezcala, se

sabe ahora, está lo que será la mina más rica en oro de Latinoamérica.

¿Negocio de quién o bajo control de quiénes? ¿Privados o extranjeros,

ahora que el Tesoro de EU está deseoso de dicho metal? ¿Temor por ello a

la guerrilla de Guerrero?, de Ayotzinapa salieron Genaro Vázquez y Lucio

Cabañas, maestros ambos. ¿Hay una ofensiva orquestada desde el Estado o

es por órdenes del vecino del norte? ¿De parte de quién? El caso, que es de

justicia, ¿desbordará en represión? El incendio de la puerta principal de

Palacio Nacional es mero acto de provocación.

[*] Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

QUÉ PASA EN MÉXICO, III y último

*Crece la represión del régimen político/ policiaco/ militar

Por Salvador González Briceño*

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”. Es y seguirá siendo la

exigencia en el país y el extranjero, al gobierno de Enrique Peña Nieto

y del estado de Guerrero, el interino Salvador Rogelio Ortega Martínez,

hasta que regresen con vida a los 43 estudiantes de Ayotzinapa detenidos

el pasado 27 de septiembre por policías municipales, sin otro motivo que la

retención de autobuses para desplazarse al DF a la remembranza del 2 de

octubre, la matanza estudiantil de Tlatelolco en 1968.

Hoy, ambas fechas se entrecruzan como una fatalidad histórica para

México. Sin explicación aparente. Porque, ciertamente, no había otro

agravio a estudiantes, fruto del sistema presidencialista autoritario y

represor, desde el 68 a la fecha. Entonces la matanza se relacionó con la

movilización estudiantil mundial que exigía democratización y contra el

autoritarismo. Ahora, en 2014, la desaparición de los jóvenes de la Normal

de Ayotzinapa parece suelta.

En el primer caso se hablaba de la amenaza a los “intereses” de Estados

Unidos por el expansionismo “comunista soviético” en pleno “traspatio”;

en este caso, ¿se trata del temor a la “guerrilla” de cuyos antecedentes da

bien cuenta el estado como “semillero” desde la década de los 60 y 70?

Genaro Vázquez y Lucio Cabañas antes, hoy los EPR, ERP y ERPI, ligados

al magisterio, de ahí, de “tierra caliente” en el estado de Guerrero.

Si antes el ejército formal sirvió para contener el problema, hoy lo

son los “ejércitos irregulares” formados por civiles capacitados, estilo

yihaidistas. Solo eso explica la “impunidad” de las autoridades hoy,

así como la “colusión” por la relación con el “crimen organizado”. Eso

arrojaría luz sobre el presunto nexo de Ángel Aguirre Rivero con el crimen

(¿financiamiento de su campaña?), así como su fijación por “reprimir a los

“ayotzinapos”, ¿compromiso heredado de los Figueroa, padre e hijo?, de

triste memoria.

Amasijo de intereses internos, pero sobre todo externos. Antes, en los 60 y

70, la amenaza que finalmente se impuso en el país fue el “injerencismo”

de las multinacionales; hoy, la amenaza de intervencionismo continúa

desde el vecino del norte por su “seguridad nacional”. Antes se utilizó

al ejército (decisión presidencial, provocación y uso para reprimir),

ahora el trabajo sucio en el mundo lo ejecutan los “ejércitos privados”,

“paramilitares”, “mercenarios”, narcotraficantes con capacitación

militarizada (el fruto de un “negocio” claramente “bajo control” que va a

parar a los centros financieros del mundo, principalmente de EU), hacia la

consecución/expansión e intervencionismo de los intereses empresariales y

del sistema financiero de los halcones gringos.

Allanando esa estrategia se encuentran todos los procedimientos/

instrumentos “legales e ilegales”, suscritos o no por México con los

cabilderos/representantes de dichos intereses de la derecha gringa

(TLCAN, Plan Mérida, Northcom, TTP, etc.). Los acuerdos comerciales,

los tratados, los recursos y cursos de capacitación a los cuerpos de

seguridad para el “combate al crimen organizado”, esa estrategia

intervencionista y de “control” del negocio más que de contención o

eliminación del problema. Pero sobre todo el espionaje, la participación

de los órganos de inteligencia en el país, y estratagemas criminales

relacionadas con el tráfico de armas (tipo “Rápido y furioso”).

O sea que el Estado mexicano está metido en un problema. Peña también.

Tarde o temprano se detectará la participación/intervención o planeación

de este problema de Iguala con el injerencismo externo. De la mano de una

posible participación de (¿cuántos?) los niveles de gobierno. Teledirigidos

todos. El tiempo lo dirá.

¿Aparecerán los estudiantes? Ese será el mejor escenario. De lo contrario el

problema se agravará en al menos dos sentidos: 1) aumentará la represión

desde el régimen político/policiaco/militar, contra no únicamente la

comunidad estudiantil sino contra la sociedad en general ante cualquier

pretexto; 2) crecerá el descrédito de los actuales gobernantes de todos los

niveles, al igual que crece el ambiente de ingobernabilidad en el país.

Conclusión general: el profundo sometimiento de México a EU.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

QUÉ PASA EN MÉXICO, I

*Colusión de autoridades o crimen de Estado

Por Salvador González Briceño*

Asesinato y desaparición de estudiantes primero, protesta e indignación

social multitudinaria en el país —y muchas partes del mundo— como

reacción. ¿Por qué?, se pregunta la sociedad frente a los acontecimientos

de los días 26 y 27 de septiembre, cuando ocurrió la desaparición de 43

estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el estado de

Guerrero, tras ser aprehendidos por policías municipales y presuntamente

entregados al crimen organizado.

Desaseo informativo. Hay más preguntas, indignación y sospechas que

respuestas. Impunidad, ciertamente, en tanto no se haga justicia, se

presenten vivas a las víctimas y haya castigo a los responsables; ese es el

meollo del asunto, ¡y el compromiso del gobierno!

La explicación no es fácil. Porque hay un entramado de intereses internos,

y también externos. Para comenzar, la sociedad ni los jóvenes promueven

la violencia, aunque el estudiante tenga que ser “revolucionario”; viene del

gobierno, así sea municipal.

La historia en México no se olvida, registra el impacto de la “dictadura

perfecta” —definición de Vargas Llosa— en acciones de violencia y

represión de Estado, como la matanza estudiantil de 1968, la llamada

guerra sucia para perseguir a los rojos comunistas que se extendió en la

década de los 70, una respuesta a las demandas democráticas.

Ahí está el trabajo sucio de cuerpos capacitados como los llamados

“halcones”, las “guardias blancas”, los grupos de presión, los paramilitares

y últimamente el mismo crimen organizado. Varios presidentes implicados,

todos de triste memoria. Hasta llegar a lo que hoy se cataloga como la

“criminalización de la protesta social”. Movimientos sociales que enfrentan

represión y cárcel: Aguas Blancas (6/1995), Acteal (12/1997), El Charco

(6/1998), Atenco (5/2006), Tlatlaya (6/2014), etcétera. Todos asesinatos

desde el poder.

Hoy la violencia atenta a la población estudiantil. Varios motivos podemos

señalar, delicados todos.

1) La criminalización de la protesta social, ante la falta de respuestas

satisfactorias a la demanda educativa por parte de un Estado

neoliberal, en sus expresiones estatal y municipal.

2) La llamada intentona de contener la presencia de escuelas normales

como la de Ayotzinapa catalogada hasta por legisladores un

“semillero de guerrilleros”, por Genaro Vásquez y Lucio Cabañas.

3) Dar por cierta la colusión de autoridades locales con criminales,

dados los señalamientos en el sentido que algunos presidentes

municipales pertenecen o colaboran con el crimen organizado,

complica el esclarecimiento de los asesinatos y su presentación con

vida.

4) De ser el montaje de un escenario violento para ocultar otro (igual

el asesinato de los 22 estudiantes en Tlatlaya, Edomex), es levantar

la sospecha de que algo no le salió tan bien al gobierno de Enrique

Peña Nieto con el caso Michoacán. O todo lo contrario. Le resultó

tal que pretende acomodar las cosas como quedaron al final: los

auténticos líderes de las autodefensas (J. Manuel Mireles e Hipólito

Mora) en la cárcel, a cambio de algunos criminales sueltos, como

el llamado líder de los caballeros templarios, Servando Gómez

Martínez, alias La Tuta.

5) Meter miedo entre la población representa dividendos, cuando de

sacar ganancias se trata. La droga sigue siendo el sucio negocio para

algunos, interesados todos tanto del país como de afuera, como el

mercado financiero de los Estados Unidos.

6) La creación de todos los escenarios favorables al partido en el

poder presidencial, el Revolucionario Institucional (PRI), para la

recuperación del estado de Guerrero ahora en manos de la llamada

izquierda, el PRD, partido sin identidad por el cual llegó a la

gubernatura el actual Ángel Aguirre Rivero.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

CHINA, LA GRAN POTENCIA

* La geoeconomía y la geopolítica cambian de volante

Por Salvador González Briceño*


Estados Unidos ya tiene rival. China. Y de ahora en adelante la

geoeconomía se impondrá paulatina pero firmemente, y le dará certidumbre

a la ruta que recién le ha trazado a la geopolítica global Rusia y su líder

Vladimir Putin, de la mano de la, a partir de ahora, Gran Potencia China.

Lo venimos diciendo en estos espacios de reflexión desde hace algunos

años: pronto llegará el día en que el país del dragón supere a la economía

mundial preponderante desde fines de la 2a Guerra Mundial. Ese día llegó.

Incluso tengo que decir, que nuestra prospectiva de que China superaría

pronto a EU en términos económicos y con ello iniciaría su declive como

potencia hegemónica global, fue recibido con concierta sorna. ¡Casi una

página, en una de esas notas de mi blog Maniobras del poder, de “ja-ja-
ja...jas”! Anónima, claro.

Pero basta ser realista en el análisis. Simple. Las meras tasas altas del PIB,

en términos de población, de exportaciones y de inversión de la economía

china indicaban el rumbo. Fortaleza comercial en varios frentes y con tasas

por arriba de 7%. ¿Algo más?

Contra un EU que le ha apostado últimamente a la economía especulativa,

desde la propia FED, con tasas Cero de acceso único y exclusivo para

las grandes empresas y bancos; la emisión de billetes sin fondo, política

inflacionaria; la permisibilidad a la especulación del sistema financiero y,

con ello; la camisa de fuerza a que se somete a la economía real en donde

debe estar la verdadera fortaleza con la creación de empleos, un pago justo

a la mano de obra, y una distribución equitativa de la riqueza creada.

Pero nada de eso ha sucedido durante los últimos 30 años en EU. Un país

altamente endeudado y con una economía de guerra que apunta al fracaso

desde que no ganó en los países que invadió recién: Afganistán e Irak.

China en cambio, ha trabajado sigilosamente en desarrollarse y crecer

con herramientas de mejoramiento para la población (hoy los indicadores

salariales apuntan hacia la recuperación; es decir, el bienestar de los chinos

está en sus bolsillos), expandiendo mercados e inversiones en todo el

mundo. Incluso en Europa y los propios EU. China es el principal acreedor

gringo. Las reservas en dólares y metales como la plata, pero sobre todo el

oro, es competitivo con las propias reservas de EU.

Y el dato ni siquiera lo dio a conocer una instancia pro china o pro rusa.

Nada de eso. Lo reveló el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana

pasada. Fue una noticia que se extendió no en los medios oficiales u

oficiosos de Occidente. Como si fuera noticia exclusiva para los medios

alternativos o independientes; unos cuantos de los medios “alineados”

dieron la “nota”.

Occidente la trató de ocultar. Le pega al centro de la estrategia militarista

de EU y sus aliados que tratan de sostener a toda costa una política de

ofensiva, de guerra literal, para salir del hoyo donde están. Salvo que

el descrédito aumenta, ese sí. Los frentes de guerra actuales solo traen

desprestigio y fragilidad a la política exterior de EU. El mero afán del

bloqueo a Rusia se ha vuelto en su contra. Joe Biden dijo que Obama

obligó a los presidentes en Europa a bloquear a Rusia. Otro intento fallido

de EU. Y Rusia y China van de la mano obligados por las circunstancias.

La fortalece china es el principio del fin de la hegemonía gringa, y lo

repetiremos cuantas veces sea necesario. El FMI “estima que el PIB a

paridad del poder adquisitivo de EEUU en 2014 alcance los 17,4 billones

de dólares, mientras que el de China llegue a los 17,6 billones”, según

informó el Business Insider, citando al FMI.

Así, China se ha convirtiendo en la mayor economía de mundo. Agárrense.

La caída libre de libre mercado ha comenzado. El imperio con pies de barro

está a la vista. La geoeconomía y la geopolítica cambian de volante.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

CHINA, LA GRAN POTENCIA

* La geoeconomía y la geopolítica cambian de volante

Por Salvador González Briceño*

 

Estados Unidos ya tiene rival. China. Y de ahora en adelante la

geoeconomía se impondrá paulatina pero firmemente, y le dará certidumbre

a la ruta que recién le ha trazado a la geopolítica global Rusia y su líder

Vladimir Putin, de la mano de la, a partir de ahora, Gran Potencia China.

Lo venimos diciendo en estos espacios de reflexión desde hace algunos

años: pronto llegará el día en que el país del dragón supere a la economía

mundial preponderante desde fines de la 2a Guerra Mundial. Ese día llegó.

Incluso tengo que decir, que nuestra prospectiva de que China superaría

pronto a EU en términos económicos y con ello iniciaría su declive como

potencia hegemónica global, fue recibido con concierta sorna. ¡Casi una

página, en una de esas notas de mi blog Maniobras del poder, de “ja-ja-
ja...jas”! Anónima, claro.

Pero basta ser realista en el análisis. Simple. Las meras tasas altas del PIB,

en términos de población, de exportaciones y de inversión de la economía

china indicaban el rumbo. Fortaleza comercial en varios frentes y con tasas

por arriba de 7%. ¿Algo más?

Contra un EU que le ha apostado últimamente a la economía especulativa,

desde la propia FED, con tasas Cero de acceso único y exclusivo para

las grandes empresas y bancos; la emisión de billetes sin fondo, política

inflacionaria; la permisibilidad a la especulación del sistema financiero y,

con ello; la camisa de fuerza a que se somete a la economía real en donde

debe estar la verdadera fortaleza con la creación de empleos, un pago justo

a la mano de obra, y una distribución equitativa de la riqueza creada.

Pero nada de eso ha sucedido durante los últimos 30 años en EU. Un país

altamente endeudado y con una economía de guerra que apunta al fracaso

desde que no ganó en los países que invadió recién: Afganistán e Irak.

China en cambio, ha trabajado sigilosamente en desarrollarse y crecer

con herramientas de mejoramiento para la población (hoy los indicadores

salariales apuntan hacia la recuperación; es decir, el bienestar de los chinos

está en sus bolsillos), expandiendo mercados e inversiones en todo el

mundo. Incluso en Europa y los propios EU. China es el principal acreedor

gringo. Las reservas en dólares y metales como la plata, pero sobre todo el

oro, es competitivo con las propias reservas de EU.

Y el dato ni siquiera lo dio a conocer una instancia pro china o pro rusa.

Nada de eso. Lo reveló el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana

pasada. Fue una noticia que se extendió no en los medios oficiales u

oficiosos de Occidente. Como si fuera noticia exclusiva para los medios

alternativos o independientes; unos cuantos de los medios “alineados”

dieron la “nota”.

Occidente la trató de ocultar. Le pega al centro de la estrategia militarista

de EU y sus aliados que tratan de sostener a toda costa una política de

ofensiva, de guerra literal, para salir del hoyo donde están. Salvo que

el descrédito aumenta, ese sí. Los frentes de guerra actuales solo traen

desprestigio y fragilidad a la política exterior de EU. El mero afán del

bloqueo a Rusia se ha vuelto en su contra. Joe Biden dijo que Obama

obligó a los presidentes en Europa a bloquear a Rusia. Otro intento fallido

de EU. Y Rusia y China van de la mano obligados por las circunstancias.

La fortalece china es el principio del fin de la hegemonía gringa, y lo

repetiremos cuantas veces sea necesario. El FMI “estima que el PIB a

paridad del poder adquisitivo de EEUU en 2014 alcance los 17,4 billones

de dólares, mientras que el de China llegue a los 17,6 billones”, según

informó el Business Insider, citando al FMI.

Así, China se ha convirtiendo en la mayor economía de mundo. Agárrense.

La caída libre de libre mercado ha comenzado. El imperio con pies de barro

está a la vista. La geoeconomía y la geopolítica cambian de volante.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

NOM=BRICS ó NDM=EUA

*Multipolaridad = hundimiento del imperio gringo


Por Salvador González Briceño*


Paradigmático. Dos proyectos frente a frente. El escenario mundial se parte

en dos, como el juego del ajedrez, casillas y piezas negras contra blancas.

Pero no con reglas claras, ese es el dilema. Más bien, las de la guerra,

en donde, como dicta el refrán, “de todo se vale”. Así está ahora Estados

Unidos frente o contra el mundo.

Por cierto que, en esto sí la circunstancia tiene gran parecido con la “guerra

fría”, en lo referente a la confrontación; de ahí la confusión sobre “el

regreso de la guerra fría”. Solo que no hay más, por ejemplo, bipolaridad.

Los enemigos del pasado no están.

Ni el Estados Unidos es la gran potencia en expansión con una economía

boyante, como tras el triunfo de la 2a GM. Tampoco Rusia, sobreviviente

de la exURSS, es el mismo proyecto del “socialismo real”.

Lo que sí tenemos sobre el tablero del ajedrez global es un intento de

imponer, por todos los medios, una hegemonía perdida ya. En otras

palabras: EU pretende, utilizando todos los artilugios imaginables, revivir a

su Frankenstein en plena corrosión.

EU utiliza la guerra contra el mundo, de la mano de herramientas como: 1)

la siembra del terror con mercenarios que atentan directa y vilmente contra

la población civil en varios países; 2) articulando confrontaciones armadas

en torno a la existencia de reservas, como los yacimientos energéticos

(para su apoderamiento, en regiones como el Oriente Próximo; igualmente

en África), y; 3) el intento al mismo tiempo de someter a contrarios (el

bloqueo comercial a Rusia que ha sido a la fuerza para los países de la

desUnión Europea, léanse las declaraciones del vicepresidente de EU, Joe

Biden), señalados “enemigos” como Rusia y China.

Más allá del presidente débil que resulta Barack Obama, el sector radical de

la derecha republicana gringa está avanzando con su estrategia de “control

mundial” para implementar utilizando el terror (McCain aceptó reunirse

con líderes del EIIL) el tan deseado por ellos Nuevo Orden Mundial

(NOM) del que hablara por vez primera “el padrino” George Bush un 11/S

(¡¡¡sic y re contra sic!!!) de 1990.

Por eso se habla tanto del presunto retorno de la doctrina Bush Jr. de

“guerra preventiva” instaurado desde el 11/S de 2001; como de las tesis del

Henry Kissinger también sobre el NOM; el financiamiento de proyectos

de fundaciones como la Rockefeller y otras; el rol de organismos como el

Club Bilderberg, etcétera. Todos en el intento de instaurar dicho NOM con

la supremacía de Washington.

Pero como que al igual que a Obama que intenta salvar a su presidencia

de la intrascendencia, a EU tampoco le resulta y más bien parece ir a

contracorriente y edificar su tumba en un Nuevo Desorden Mundial.

En cambio, tanto a Rusia como a China las cosas les están saliendo a pedir

de boca. No sin grandes desafíos, pero ambos países mueven sus piezas

con cautela y empleando estrategias como las alianzas políticas o las

asociaciones económicas. Son las piezas blancas del juego.

El “gran acuerdo” entre Rusia y China para el abastecimiento del gas, por

400 mil millones de dólares, firmado en mayo pasado. Otro, el “acuerdo

militar de la década”, suscrito por ambos países en agosto. De reciente

creación (hace tres días), la Unión Eurasiática entre Rusia, Bielorrusia y

Kazajistán. El intento de ambos países de abandonar el dólar como moneda

de cambio comercial. Etcétera.

Así se está construyendo el NOM, con el impulso de proyectos como

los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), con otros ejes. Es la

multipolaridad; las piezas del ajedrez en acción. Mientras EU va en picada.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzalez@reportemexico.com.mx

EU, PRINCIPAL TERRORISTA MUNDIAL

*La guerra va contra el presidente sirio

Por Salvador González Briceño*


Si nada como pato, y grazna como pato... El principal país terrorista en el

mundo es Estados Unidos.

Mote ganado a pulso por décadas (la segunda mitad del siglo XX y lo que

va del XXI). Son muchas las ocasiones que se le ha tomado infraganti.

Evo Morales acaba de decir —con motivo de la 69 asamblea ordinaria

de Naciones Unidas—, que sólo “en Estados Unidos no hay un golpe de

Estado, porque ahí no hay embajada de Estados Unidos”. Tiene razón. Pero

ojalá eso fuera todo.

Ahí anidan las cabezas del imperio, los conspiradores que amenazan el

mundo, y a la humanidad con su extinción; los artífices creadores de

las guerras, las epidemias, por la subsistencia de un capitalismo de élite

financiero y rapaz.

Los pretextos sobran; o se inventan. Como ahora, en esta última fase,

el yihaidista “estado islámico”, grupo de mercenarios a sueldo que

siembra terror en Irak y Siria. Y se han convertido en el nuevo “pretexto

antiterrorista” que motiva a EU a justificar el bombardeo a instalaciones

estratégicas y a invadir por la vía terrestre a Siria con armamento pesado.

Ahora el presidente Barack Obama dice que va contra sus propios

monstruos. Pero no los personales—los que no lo dejan dormir—, sino los

capacitados y armados por el mismo imperio.

¿Quién se traga la mentira? Los medios propagandísticos, nada más.

El imperio, en su decadencia, delira y suelta rabietas de sobrevivencia, se

resiste a morir. Pero es cuando la bestia se vuelve más peligrosa. Cuando

sus policías son capaces de asesinar ciudadanos por ser negros (Ferguson,

Misuri). Cuando se orquestan —por las vías inimaginables— golpes

terroristas contra deportistas, como el ocurrido al maratón en la ciudad de

Boston en abril de 2013. Secuelas del 11/S, de 2001.

Creador de las peores “conspiraciones”, dignas de los mejores guiones

del terror, como el asesinato —¿directo/indirecto?— de la población civil

en Ucrania, en Gaza, en Irak y ahora en Siria, merced a sus “aliados”.

¿Cómo se justifica eso? No la tiene. EU es un terrorista más sembrando

muerte. Ahí donde sus intereses se cruzan con los de otros estados, países y

sociedades.

¿Qué se dice al respecto? Justificar que se trata de “terrorismo”. Incluso al

parecer Obama quiere retomar la lista de Bush de los estados “terroristas”.

Cuba lo denunció en la ONU.

El caso es que ahí está. EU bombardeando “instalaciones militares del

estado islámico” en Siria, con el apoyo de “sus socios árabes” (Jordania,

Baréin, Catar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes). No con los rebeldes sirios.

Lo habría dicho Obama, con o sin el consentimiento de Bashar al Ashad.

Pero porque EU lo quiere muerto. Y está en camino.

Por cierto que el presidente ruso Vladimir Putin no deberá limitarse a

pedir que dichos ataques del Pentágono (donde por cierto hay artillería

pesada: misiles de combate, bombarderos y misiles Tomahawk) sean bajo

consentimiento del presidente sirio. No solo porque eso no va a ocurrir,

sino porque la estrategia del ajedrez mundial de EU es ir, en lo sucesivo,

contra Rusia y China.

O sea, que la resistencia contra EU debe pasar de las denuncias recibidas

desde el foro de la ONU hasta los hechos. Ahí donde solo Rusia y China

pueden ponerse al tú por tú. Lo contrario será permitir que EU avance

colocando sus piezas, ahora so pretexto de combatir al nuevo enemigo; ese

monstruo creado por él y sus aliados: el llamado “estado islámico”. Pero

recuérdese que la Hidra de Lerna tiene su principal cabeza en Washington.

[*] Director de El Día en 2009. Correo: sgonzález@reportemexico.com.mx

OBAMA/EU, LA DECADENCIA GLOBAL

*Coletazos del monstruo frankensteiniano

Por Salvador González Briceño*


Estados Unidos cree que puede seguir siendo el gendarme del mundo, pero

ignorando su realidad externa e interna. EU intenta sacar la cabeza, y así

sobrevivir, con la vieja estrategia de la guerra fría —confunde un presunto

“resurgimiento”—, solo que con escenarios distintos.

Ante la otrora presencia de la URSS como “enemigo real”, la carrera

armamentista y la disputa por la supremacía de los mercados en la económica

global, hoy se trata de enemigos Frankenstein [desde el autogolpe del

11/S que cambió estrategias contra el “terrorismo” mundial de “invasión

justificada”; la Ucrania de un Piotr Poroshenko recién recibido como

“estrella” de Hollywood en el Congreso de EU, donde solicitó apoyo

estilo Rambo; el mercenariato terrorista del EIIL que pone el pretexto de

“contención” para atacar a Siria: “Nuestro objetivo es claro —dijo Obama

el 10/09/2014—: vamos a degradar y en última instancia a destruir a ISIS, a

través de una estrategia integral y sostenida de lucha contra el terrorismo”,

Bush/Obama=halcones/dixit; atacar el ébola en África enviando soldados,

¡sic!], programados por el mismo imperio para justificar una ofensiva militar.

Pero la iniciativa que ahora encabezan el Pentágono y la OTAN [Rasmussen

al acecho], tratando de cercar a los presidentes sirio Bashar al Ashad y a

Vladimir Putin, el estratega ruso de la contención internacional a los arrebatos

gringos [por cierto recordemos las 18 mil firmas de apoyo y felicitación

que recién recibió este último, de ciudadanos europeos y estadounidenses],

es muestra de una actuación ya desenmascarada desde las revelaciones de

Wikileaks y Edward Snowden. La guerra imperial por todos los medios,

incluso los diplomáticos.

En otras palabras: Obama, que obedece a los titiriteros que lo sentaron en

la Casa Blanca, va por el mundo como el rey desnudo de El traje nuevo

del emperador (de Hans Christian Andersen). Y no justifica con nada ni su

presidencia decadente, ni la intentona militarista y de sobrevivencia imperial.

Contrario a Rusia que entrega víveres a las víctimas del oriente ucraniano y un

Putin propuesto para el Nobel de la Paz.

Así, tanto EU como Obama avanzan hacia su decadencia y extinción,

respectivamente, con sendos intentos de resistir. Como el poema de Borges

del reloj de arena, sobre el hundimiento de los imperios. De ahí los coletazos

de la bestia.

Porque no quiere perder su hegemonía. El viejo precepto de los “intereses”

por sobre los “amigos”, de John Foster Dulles; o de los “intereses

permanentes” sobre las “amistades permanentes” del presidente John Quincy

Adams. Ecos de la teoría del vasallaje propuesto en “América para los

americanos”, llamada doctrina Monroe del mismo Adams, luego Roosevelt.

Las auténticas amenazas, a lo que teme EU como imperio decadente, están en

la supremacía geopolítica de Rusia y al poderío económico de China. EU los

quisiera solos, y sin disputa hegemónica o amenaza imperial. Pero no. Están

en: 1) La alianza Ruso-China: económico-energética, tecnológica y en materia

de defensa, que plantea una situación más “difícil” y “dinámica” para EU que

la guerra fría, según el diario The Washington Post. 2) El acuerdo comercial

entre los BRICS, con un PIB del 14.6% mundial. 3) La Alianza del Pacífico,

la APEC [ahora también Japón se está acercando]. 4) La OCS, Organización

de Cooperación de Shanghái, donde además están Kazajistán, Kirguistán,

Uzbekistán y pronto se sumara la India. 5) Más la actividad desde la ONU

como miembros permanentes del Consejo y del G-20. 6) El crecimiento

económico y la solidez monetaria.

Como Israel que la lleva de perder en Gaza, así EU en Ucrania y luego frente

a Siria, pese a su creación frankensteiniana. Ni se diga contra Rusia o China.

Internamente es un desbarajuste. Al tiempo.

[*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México.

sgonzalez@reportemexico.com.mx

TERROR GENERALIZADO, TRAS EL 11/S

*Desde los halcones de los Bush, para el mundo


Por Salvador González Briceño*


Estados Unidos sigue aplicando su política imperialista del terror a escala

global. O, ¿cómo se le puede llamar a lo que hace en política exterior, en

el mundo? “Libertad y democracia” —y, ¡algo más?—. Recién, el pasado

11 de septiembre (11/S), nos recordó el fraude criminal, porque el derribo

de las Torres Gemelas fue un acto preparado y perfectamente camuflado;

manejado como acto de terroristas, los otrora amigous de la CIA.

¿Quién, a estas alturas, les cree a los halcones de derecha que fueron los

“terroristas” de Al Qaeda —Bin Laden, el socio de los Bush—, quienes

perpetraron el ataque contra el centro financiero y de poder en EU, ahí en

Nueva York, en el corazón de Manhattan?

El mismo truco, la misma conspiración, idénticos intereses. Generar

problemas en donde no los hay para, de ese modo, justificar la presencia

“libertaria” de los invasores asesinos; las fuerzas del Pentágono, de la

OTAN o de los “aliados occidentales”.

La política de miedo, ahora con el EIIL (que no estado islámico, solo

una banda de criminales a sueldo); siempre inventando “enemigos”;

capacitándolos, como sucedió con Al Qaeda, y ahora con los yihaidistas

que rondan territorio iraquí y sirio porque tienen en la mira al “enemigo”

de de EU, Bashar al Assad. Otro líder “temerario”, Sadam Hussein en su

momento; primero benefactor, luego “criminal”, tapadera de “armas de

destrucción masiva”, nunca encontradas. En Latinoamérica sucedió con

Manuel Antonio Noriega; y tantos otros dictadores de desecho.

Un amigo me acaba de recordar que para hablar del poder a nivel global,

hay que seguir las pistas del dinero procedente de las armas, del petróleo y

los diamantes. Ahí, en esos nichos del “libre mercado” anidan las bestias.

Ahí beben los asesinos. En esos negocios se cuece lo más cruento de las

ambiciones del poder y el dinero.

¿Y la venta de armas? ¿Y de drogas? ¿Y los crímenes de las bandas

organizadas, como el tráfico de personas y de órganos? ¿Y tantos otros

negocios ilícitos, como la esclavitud y la explotación de mano de obra?,

son el complemento, me decía.

Me reiteraba que con los imperios vienen los crímenes. Como el 11/S. No

hay dictamen, cualquiera que se revise, que no ponga en duda lo que pasó

ahí; de adentro y de fuera. Simplemente: No se pudo derretir el acero así

nomás. Un largo etcétera.

Por cierto: ¿y el oro en barras que se guardaba en bodegas en los sótanos de

los edificios? ¿En manos de qué ladrones están? Porque las cajas fuertes de

la Reserva Federal están vacías. ¿Por qué EU no le ha entregado su oro al

Bundesbank alemán, por ejemplo; por qué la Sra. Merkel no insiste?

¿La “reserva federal” de quiénes? Además de los magnates —esos que

reciben dinero “fresco” y barato del Banco Central, a tasa cero, pues—,

¿acaso saben algo los halcones, como los ilustres miembros de gabinete de

George W. Bush? ¿Dick Cheney, el Vicepresidente sabrá algo? ¿Donald

Rumsfeld, Jefe de Gabinete? ¿El mismo Colin Powell, Srio. de Estado?

¿Paul Wolfowitz, Srio. de Defensa, o Condoleezza Rice, de Seguridad

Nacional? ¿Alguno da la cara? ¿Acaso cómplices todos?

¿Qué dijo Obama en el aniversario del 11/S? Que va tras el EIIL. ¿Por qué

se miente a los ciudadanos estadounidenses? EU va por el sirio Al Assad,

so pretexto de ir por los terroristas de su clase. Es la generalización del

terror inaugurado tras el complot del 11/S.

[*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México. Correo:

sgonzalez@reportemexico.com.mx

HEGEMONÍA EN JUEGO, EL MUNDO TAMBIÉN

 

*Rusia, tras la ofensiva en Ucrania, el enemigo a vencer

 

Por Salvador González Briceño*

 

Estados Unidos no quita el dedo del renglón. Continúa la ofensiva en

contra de Rusia en la palestra mundial. Hay varios frentes abiertos, pero el

más amenazante sigue siendo el de la guerra en Ucrania.

Al menos, el escenario donde se decidirán las jugadas más perversas

del ajedrez geopolítico con el uso de la violencia, en contra de civiles

inocentes en el este de dicho país. Con un aliado claramente prooccidental:

el presidente Poroshenko.

Es decir, con la abierta participación militarista de la OTAN que comanda

EU, lo que se pretende es cercar más a Rusia con una finalidad doble:

1) mantener a toda costa la hegemonía imperial por sobre o contra el

mundo sin opositores enfrente, porque la crisis económica lo amerita y

urge; 2) para obtener el control de las regiones del este europeo —otrora

“comunistas”— y de Asia Central que poseen enormes yacimientos

energéticos. O para arrebatarlos sin competidores, como sucede tras las

secuelas del 11/S.

Ucrania es el centro de atención, con todo y aparecen también como

amenazantes “distractores” el EIIL, que asesina indiscriminadamente en

Irak y Siria, y la guerra perdida de Israel en contra de los civiles, también

en la cada vez más mermada (cercenada judía) Franja de Gaza. Son como

los varios frentes que azuzan un solo asunto: el pretexto de EU y sus

aliados, mediante el uso del potencial militar de la OTAN, para amenazar o

hasta invadir a Rusia. Ese es el objetivo por ahora.

¿O por qué motivo en la reciente cumbre de la OTAN, los 28 países

decidieron aumentar en un mínimo de 2% su presupuesto, para “crear una

fuerza de reacción rápida antirrusa”? “Acabamos de convenir un plan de

despliegue para reforzar la defensa colectiva de la OTAN. Esto expresa

nuestra solidaridad y nuestra resolución” dijo el vocero Rasmussen en

referencia a la “presencia continua” militarista en el este de Europa y en

referencia a Ucrania.

Luego que no resultó la treta del derribo del avión Malasio, intentando

culpar a los prorrusos ucranianos y señalar a Rusia como país orquestador,

los “aliados occidentales” siguen buscando pretextos para justificar un

posible ataque: la OTAN también acaba de avalar el uso de la fuerza

miliar so pretexto y en respuesta a un ciberataque perpetrado contra

cualquier país integrante. “Hoy declaramos que la ciberdefensa es parte de

la tarea central de la OTAN en defensa colectiva”, agregó Rasmussen en

conferencia de prensa el pasado viernes 5. Un nuevo pretexto.

No es el escenario de una “nueva guerra fría”, como tampoco ciertamente

se trata de un hegemonismo de la OTAN, pero sigue siendo el uso de la

guerra de occidente contra Rusia como potencial “enemigo” que compite

y gana terreno todavía buscando alianzas con países como los de América

Latina, y promueve caravanas con víveres a las zonas de civiles golpeados

por la violencia, como la que se desata en el este ucraniano.

Es una ofensiva bien planeada, orquestada por un cúmulo de “aliados”

europeos cuyos gobiernos tratan de salir a toda costa de una crisis que los

azota y pone mal frente a sus pueblos. EU pretende ir más allá: ganarle

la batalla a Rusia, salir avante sin meter tanto las manos porque lanza a

sus aliados por delante, y salir airoso con el control de amplias regiones

energéticas.

Con dos últimas consideraciones: salir de esa su fuerte crisis económico-
financiera en puerta, y tener la fortaleza para confrontar después a China

en el mercado mundial. La hegemonía está en juego. El problema es que el

mundo también.

[*] Director del periódico El Día en 2009. Director de Reporte México.

sgonzalez@reportemexico.com.mx

Reporte Global

EL PEÑANIETISMO LIBERAL

*Continuidad del salinismo reformista

Por Salvador González Briceño*

Sigue la inercia fondomonetarista y neoliberal (la versión actualizada

del liberalismo decimonónico de David Ricardo) en México; el alumno

ejemplar mellizo de los Chicago boys de Milton Freedman que compite con

el experimento chileno dictatorial, tras al golpe de Estado contra Salvador

Allende.

El pretexto del Estado obeso que se impuso como credo en los años 70-80

(del siglo XX) se regó por el mundo. Entraron en vigor —impuestas tras la

crisis estatal por la debacle energética del petróleo de 1973 y los trastornos

por la deuda externa— las tesis tatcheristas (Gran Bretaña) y reaganeanas

(EU).

Pese al cambio de estafeta: PRI/PAN/PRI. Presidencialismo boyante

también. La imposición de cambios fundamentales (“reformas

estructurales”) por flujo crediticio, obligados por las presiones de la deuda.

En México los primeros acuerdos los suscribió Miguel de la Madrid en

1983 con el FMI. Y los gobernantes posteriores le dieron continuidad.

Luego se supo que las presiones salían de Washington. Después de De

la Madrid (1982-1988), siguieron Carlos Salinas (1988-1994) y Ernesto

Zedillo (1994-2000) —todos del PRI—, vinieron los panistas Vicente Fox

(2000-2006, presidente de la farsa) y Felipe Calderón (2006-2012, el sujeto

de la “guerra antinarco” bajo los lineamientos de la Casa Blanca, desde

tiempos de Richard Nixon). Con el retorno priista llegó el actual Enrique

Peña Nieto (2012-2018).

Todos, presidentes garantes de las reformas estructurales, llamadas

“modernización del Estado” primero y luego “liberalización económico-
financiera”. Liberalismo puro donde el “libre mercado” se merece todo.

Pero nada. La “mano que mece la cuna” vive en Estados Unidos. El libre

mercado es un mito. Mejor dicho, una imposición de los más fuertes,

oficializada con la participación de todos los actores convertidos en

“empleados” del poder: estados/presidentes/gobernantes/legisladores/

ejércitos/poder judicial/policías, etcétera. Todos “garantes de una

democracia”, al “servicio de los pueblos”. Son los atracos de la

“democracia occidental”.

Con el achicamiento del Estado se instrumentó la privatización de

las empresas antes en manos del gobierno. El Estado abandonó sus

responsabilidades con la sociedad, porque se deslindó de sus compromisos.

Desde entonces, a los presidentes les preocupó sólo la política

macroeconómica: la estabilidad financiera y el control del tipo de cambio

—para ello se usa la reserva de divisas en dólares desde un Banco de

México sometido—; evitar sobresaltos en la inflación mediante el recurso

de la contención salarial —los sindicatos al servicio del poder—, todo para

que la “inversión extrajera” llegue a suplir los requerimientos internos.

Esa es la “estabilidad macroeconómica”, pero neoliberal. El TLCAN

profundizó la dependencia de México a EU y Canadá. Todo violentando

la seguridad nacional de México. La política exterior de EU se reserva

y preserva su propia política de seguridad interna, empleando los peores

mecanismos imaginables.

La venta de empresas paraestatales llevó al beneficio de unos cuantos; a la

concentración de la riqueza y al abandono de las condiciones internas de la

economía real. Al oleaje de privatización le faltaba la “joya de la corona”:

la empresa Petróleos Mexicanos.

La Reforma energética en México se convirtió en el eslabón último de la

cadena para amarrar al país con Estados Unidos. Con la participación de

intereses privados extranjeros en todas las etapas desde la extracción hasta

el procesamiento del energético, queda más que claro a qué intereses sirven

dichas reformas. México queda al garete con el ejercicio del peñanietismo

liberal. Para servir a EU. Este lunes, a “dos años”, nos revelarán la verdad.

[*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México. Correo:

sgonzalez@reportemexico.com.mx

EIIL, FRANKENSTEIN PETROLERO

*Con “ayuda humanitaria” se armó al mercenariato

Por Salvador González Briceño*

 

El temerario y moderno frankenstein, para servir a sus creadores. Con

mayores evidencias que el ébola —al menos por ahora—, de que el Estado

Islámico de Irak y el Levante (EIIL) es utilizado para atender los fines de

sus operadores, al menos desde el crimen cometido contra el periodista

estadounidense James Foley (el video fue subido a Youtube el pasado

martes 19 de agosto), se han prendido las luces rojas entre los países de

Occidente.

Por el acento inglés del verdugo del reportero del portal GlobalPost de

Boston, desaparecido desde 2012 en Siria, se encendieron los focos rojos

en Inglaterra, incluso obligó al regreso de su periodo vacacional al primer

ministro David Cameron, por tal acto “estremecedor y depravado” del

encapuchado yihaidista quien presuntamente ha sido identificado ya por las

agencias de inteligencia inglesas.

El mundo se pregunta quién o quiénes han creado a ese monstruo y con

qué finalidad. Pues ni más ni menos que por razones idénticas por las que

en su momento se capacitó a los radicales de Al Qaeda encabezados por

Osama bin Laden: para prestar un servicio como aliados de Occidente,

principalmente estadounidense, en esas tierras cuasi desérticas que han

estado en la mira de las trasnacionales del petróleo y del gas por los

yacimientos que poseen.

Desde luego que con sus modalidades. En su momento la CIA preparó y

armó a Bin Laden y a sus muchachos para expulsar a la todavía URSS en

1989 de Afganistán. Eso lo registra la historia de mundo. En el marco de

los reductos de la guerra fría. Le disputa era entre ambas potencias.

Ahora las cosas no se explican por causas muy ajenas. Más lo referente

a los energéticos. Por qué se menciona a empresas como Exxon Mobile,

Gazprom, Norbest o Chevron? Seguro no por casualidad.

Para comenzar, como se ha dicho ya, los yihadistas del EIIL se han erigido

como el grupo terrorista más rico y temerario incluso que Al Qaeda, su

liga paterna. Y viene actuando desde hace tres años cometiendo crímenes

primero en Siria —atacando a musulmanes sunitas, alauitas, chiitas y a

cristianos— y ahora en Irak.

Se sabe que desde que el EIIL se apoderó de Mosul (la segunda ciudad más

importante de Irak), enriqueció todavía más porque se apoderó de enormes

cantidades de dinero y lingotes de oro de algunos bancos, por unos 500

millones de dinares o 429 millones de dólares. Su fortuna, se presume,

alcanza los 2,000 millones de dólares estadounidenses.

Por si fuera poco, lo que pretende el mercenariato del EIIL es el control de

Erbil donde el Kurdistán posee grandes reservas de petróleo y gas. Dicha

región kurda es la novena productora de petróleo del mundo en Irak; y

además posee el 89% de las reservas de gas natural de ese país. Ello explica

el interés de unas 40 empresas como las referidas; pero además de países

como EU, Francia, Canadá, GB, Rusia y China. También Alemania seguirá

prestando “ayuda humanitaria” a los refugiados kurdos en la zona por unos

20 millones de euros.

No obstante, entre los denunciados financistas del EIIL se menciona a

Arabia Saudí, Catar, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos; un apoyo que

inicialmente estaba destinado a derrocar al presidente sirio Bashar al Assad.

Y para las movilizaciones recientes, según fuentes del propio diario

estadounidense The World Tribune, los apoyos de varios países han sido

bajo la aprobación de la OTAN. “Los servicios de inteligencia de la OTAN

han facilitado la transferencia de estas armas (el EIIL comenzó a pedir

armas y equipos militares desde principios de 2013, a países como Croacia,

Rumania, Ucrania y Bulgaria) con el pretexto de que se trataba de una

ayuda humanitaria a Siria”.

[*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México.

sgonzalez@reportemexico.com.mx

 

 

 

NUEVA GUERRA FRÍA, NO HAY TAL

*Síndromes de la decadencia imperial; eso sí.

Por Salvador González Briceño*

No hay indicadores que soporten ese dicho corriente de nuestros días, en

el sentido que se vive una suerte de “nueva guerra fría”. Al menos en los

términos añejos, de transcurrir del mundo a partir del fin de la Segunda Guerra

Mundial.

Porque no hay un bilateralismo en pugna por el predominio de los mercados

mundiales; el imperialista y el comunista, con los bloques bien definidos

en los acuerdos de Teherán (Roosevelt, Stalin, Churchill). Tampoco

la confrontación de dos proyectos como tales, el puramente capitalista

encabezado por Estados Unidos (EU) y el socialista comandado por la hoy ex

URSS.

Una lucha por la superioridad armamentista; ni carrera nuclear —las fallas

de Chernobyl y de Fukushima han destripado el elevado riesgo—; ni

competencia por ser primeros en explorar el espacio exterior, viajes nuevos o

planetas (incluso hoy hasta domina la creencia de que la NASA no llegó a la

Luna). Subsisten, eso sí, el escudo antibalístico occidental y la destrucción del

mundo al alcance de un botón.

El pretendido unilateralismo impuesto por EU tras la caída de la URSS

y el Muro de Berlín, da cada vez más muestras de ser un infundio del

hegemonismo militarista de la OTAN, no tanto del Pentágono (el actor

promotor de la violencia, de la mano de la CIA, durante la “guerra fría”) que

ha perdido influencia, presencia y credibilidad —como tantas “instituciones”

gringas en el exterior—, al igual que los socios occidentales hoy sumidos en

tremenda crisis económica.

Todo lo contrario. Lo que está al alcance de la vista es el declive imperial

de EU. El descrédito de muchos (países, instancias e instituciones), en

el escenario internacional, con EU a la cabeza; el sector militarista del

imperio que va en picada, como sucede con la OTAN que encabeza Anders

Fogh Rasmussen y los propios socios occidentales, tan divididos con los

acontecimientos recientes por los altos grados de violencia injustificados (la

guerra nunca alcanza justificación).

Qué decir del presidente Barack Obama, franco perdedor después de

tantas derrotas en los escenarios geopolíticos y la defensa de los intereses

geoestratégicos de las empresas que pretenden, ellos sí, el dominio al viejo

estilo del mercado mundial (cabilderos y grupos de presión incluidos).

Se pretende, eso sí —“llamarada de petate”—, hacer creer que los conflictos

recientes son fruto de una confrontación con Rusia o China (los viejos

baluartes del llamado socialismo real y del comunismo maoísta), por cierto en

Jauja. Ambos países son los que irrumpieron el escenario internacional con

fuerza: Rusia en la geopolítica mundial; China en la economía global.

Tanto EU como sus aliados de la OTAN (estos últimos divididos en cuanto a

apoyar las aventuras guerreras gringas) están ganando el descrédito total. Los

conflictos recientes lo ilustran perfectamente. Ahí está la derrota en Siria. La

farsa que cuesta sangre en Ucrania, de pretender cercar a Rusia asesinando

civiles inocentes de la mano del títere Petró Poroshenko.

La derrota de EU en Afganistán. Los grupos del mercenariato —el pretendido

“estado islámico”— que están azuzando en Siria e Irak, criminales a sueldo,

pues, que responden a sus creadores también occidentales (¡los saudíes

también?). El genocidio criminal de Israel sobre Palestina, en la Franja de

Gaza, que no para pese a la elevada cifra de muertes.

La pérdida de la hegemonía imperial, tan sigilosa como silenciosa, está en

juego. No hay escenario en donde gane la “civilización” de Occidente. Sobre

todo Estados Unidos.

*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México.

sgonzalez@reportemexico.com.mx.

 

LA HIPOTECA DE MÉXICO

*Una reforma de avasallador proceso neoliberal

Por Salvador González Briceño*

La economía es política. Y siempre se conduce con falacias, engaños o

mentiras para convencer a los pueblos. Es el caso de la última de las reformas

“estructurales” llevadas a cabo en México que ha culminado recién en el

congreso legislativo. Este lunes 11 es la coronación “liberal” desde el poder

presidencial, tras poner en charola de plata a una de las empresas energéticas

más codiciadas en el mundo, Petróleos Mexicanos, por el poder trasnacional

de los oligopolios gringos del petróleo, particularmente empresas texanas.

La paraestatal mexicana Pemex era la joya de la corona para los presidentes

reformadores alumnos de universidades estadounidenses, estudiosos de

Friedman mejor conocidos como Chicago boys, y empleados al servicio de

Washington y su tríada: la Reserva Federal, el Banco Mundial y el Fondo

Monetario Internacional, particularmente desde el gobierno de Carlos Salinas

de Gortari a la fecha.

Desde ese presidente reformador —más bien deformador— del Estado

mexicano que mejor aplicó la estrategia neoliberal de vender un gran número

de empresas otrora paraestatales (el destripamiento de una economía de

Estado bajo la otra tesis de que el estado obeso no funciona); bajo los

preceptos neoliberales, pues, todos los demás le habían traído ganas a Pemex

porque simplemente esa era la consigna de presidentes e instituciones

financieras cuya sede está en el país vecino.

Sí. Entre muchas de las falacias con las cuales se manoseó siempre la

intentona de modificar la Constitución Política mexicana estaba aquella que

Pemex era una empresa obsoleta. Que no era capaz de enfrentar la necesaria

“modernización”; que cada vez operaba con números rojos, y carece del

capital necesario para invertir en una industria que exige cada vez mayores

recursos para la extracción y exportación del crudo, verbigracia, de aguas

profundas.

No se ha valorado suficientemente, eso sí, que a Pemex se le retira un elevado

porcentaje de su presupuesto. Que no se invierte en “modernizar” a dicha

industria. Que Pemex se ha manejado con un elevadísimo índice de corrupción

e impunidad y que nunca gobierno alguno se ha sobrepuesto a las presiones de

Washington (ninguno: Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y ahora

Peña Nieto), para la construcción siquiera de una refinería para procesar el

barril de crudo en los cientos de derivados, entre los cuales están las gasolinas,

ese auténtico negocio del cual ni se habla en México pero representa el

negocio para las trasnacionales petroleras gringas.

Entre los engaños y las mentiras está que las gasolinas se abaratarán para los

consumidores mexicanos, y que la empresa se modernizará ahora sí como ha

sucedido con otras industrias energéticas como Petrobras.

Pero las secuelas serán a la inversa. Se ha retrocedido en materia de control

de los recursos energéticos del país, poniendo al descubierto y abriendo de

par en par las puertas a la violación de la seguridad nacional de México. Se ha

modificado la Constitución como último reducto protector del nacionalismo

mexicano, ese que ha aspirado siempre a la búsqueda de un sendero

propio en materia no sólo energética sino nacional como lo tienen otros de

Latinoamérica. Y porque sólo con un mínimo de desarrollo autónomo se

está lejos de la órbita imperial de los Estados Unidos que tiende a apoderarse

de todas las reservas de México con las menores retribuciones para los

mexicanos y sí los mayores beneficios para sus empresas.

¿Hacia dónde se encamina México? Hacia el peor de los escenarios; ese

trazado por las tesis neoliberales que tienen a México en la postración. Hacia

la infiltración de su seguridad nacional. Alguien tiene qué responder al juicio

de la historia. El Congreso de la Unión, en primerísimo lugar de la lista.

[*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México. Correo:

sgonzalez@reportemexico.com.mx

EU, EN PIE DE GUERRA

*La ofensiva “indirecta” contra Rusia y China

Por Salvador González Briceño*

 

En el marco de la doble moral típica que practica Estados Unidos (EU)

en el terreno internacional, veamos ahora tres de las principales vías de

su geopolítica para tratar de no perder terreno como país hegemónico (el

unilateralismo insostenible a estas alturas; léase BRICS, por ejemplo), ni su

“calidad” de “imperio” (un reloj de arena muestra la caída de un imperio:

Borges) construido en décadas con tamaños beneficios generados a sus

oligopólicas empresas, de la mano de la “libertad” y la “democracia” que

pregona.

Dicho de otro modo. EU avanza por todos los escenarios posibles con la

finalidad de justificar una ofensiva militar de gran escala (¿Tercera Guerra

Mundial?), cercando a Rusia —otrora cabeza de la Unión Soviética—

primero, y para someter luego al gigante asiático, China con las altas tasas de

crecimiento que amenazan la hegemonía económica global gringa—. Las tres

vías son: 1) la mediática, 2) la militar y, 3) la de los “amiguos”.

La primera es tan vieja como “efectiva”, principalmente porque le surte a EU

los efectos que requiere, tanto en el exterior como sobre todo internamente

para ganarse el “respaldo” de su población. El ya clásico control mediático

—léanse las “realidades” de sus grandes medios de comunicación— que le

ayuda perfectamente a los presidentes a justificar ofensivas militares.

Por ejemplo: ¿Qué dicen esos medios de los acontecimientos en Ucrania;

de los avionazos? ¿Qué de lo que pasa en Irak o Siria tras los crímenes del

mercenariato del EIIL creado por ellos (Snowden), o los asesinatos de Israel

contra civiles en Palestina so pretexto de los túneles de Hamas?

Súmese que, para sostener la doble moral y evitar “enemigos”, “terroristas”

todos que “atentan” suelo norteamericano, hoy se echa mano de los servicios

que prestan las modernas técnicas de espionaje de las TIC, la fibra óptica, los

“drones asesinos” y el “espionaje” de civiles violando sus derechos desde las

redes sociales.

La segunda vía, de elevados gastos en armamento que sostienen aquellos

países declarados “aliados” de EU en regiones como Europa y otras. Por

ejemplo, la UE, en un contexto de crisis económica: en tanto caen salarios,

pensiones y empleo —desbaratamiento estatal—, se sostiene el gasto militar.

Se alega el poder del lobby militar industrial de las principales empresas

armamentísticas.

P. ej. Grecia, el doble de su porcentaje del PIB. España aumentó 29% entre

2000-8. Chipre incrementó en 50% desde 2007. Portugal en 2004 compró dos

submarinos por mil millones de euros. Los países con mayor gasto: Reino

Unido cuarto lugar; Francia, quinto; Alemania, noveno; Italia, undécimo. En

suma: las 100 más grandes empresas del sector vendieron armas por 318 mm/

euros en 2011, 51% más que en 2002. Al menos Rajoy, Cameron y Hollande

entre 2012 y 2013 buscaron venderles aviones de combate, armas y tanques

a Emiratos Árabes y Arabia Saudí. Y Rasmussen, Srio. Gral. de la OTAN,

persuade a los aliados a “invertir y colaborar más en defensa”. Todos listos

para ir contra el enemigo en un ambiente terso sin “guerra fría”.

La tercera ruta, de la mano de los apoyos de EU en los nuevos escenarios

de guerra. Es el caso de Israel, Ucrania, la OTAN —que no todos, como

han respondido al llamamiento de bloqueo económico contra Rusia, por

ejemplo—. Intromisión indirecta con alfiles como Poroshenko, Netanyahu (¿a

los saudíes se las tiene guardada EU por el revés con Siria?), suplantando la

parálisis e ineptitud de Obama, a quien ya quieren expulsar de la Casa Blanca.

¿Hacer guerra sin meter las manos? ¿Tapar el sol con un dedo?, pero ¿qué país

le vende más armas al ejército israelí?

Rusia-China son los enemigos en el terreno global. Ya la economía, el

dólar, el mercado bursátil y la fortaleza imperial resultan tan fuertes como el

cascarón que los cubre.

[*]*] Director de El Día en 2009. Director de Reporte México. Correo:

sgonzalez@reportemexico.com.mx