Master Class

-Dos apreciaciones distintas-

Por Luz Maria Meza



El pasado Miércoles, amaneciendo con una Luna de sangre, un hermoso eclipse lunar que pudimos ver apenas clareaba el 8 de octubre, no podría coronarse mejor que cerrar el día con una MASTER CLASS.
Podría comentar por dos apreciaciones distintas, una para los amantes de la disciplina real, formativa y a veces dolorosa y otra para los amantes de un buen texto y una gran interpretación.
Hace quince años también vi esta puesta en escena, y con la misma actriz, hoy tan distinta, hoy tan firme hoy tan verdad, con ello no pretendo menospreciar su trabajo de hace años, no, jamas, pretendo decir a mi entender que hay una misma actriz con un mismo personaje, con un mismo texto sin embargo con un abismo de diferencia en la concepción de MARIA CALLAS.
No cabe duda que la experiencia con talento dota de gran peso a los actores, conste que no solo el tiempo o la experiencia hace "primeros actores" sino, LA EXPERIENCIA CON TALENTO.
Un joven director, Diego del Rio, llevo a La Bracho con la Callas a descubrirse mutuamente y a plantear una actriz que mas que "aprenderse 80 cuartillas" (que es lo que aterra a los que no saben lo que es actuar!!!) piensa, fabrica imágenes que proyecta en sus pausas, en su mirada, en sus movimientos, ahhh! como disfruto una actriz que sabe y se da el permiso de que su personaje piense... y no solo en las palabras que son el resultado de lo que piensa por tanto de lo que sintió o siente en el aquí y ahora, en la frescura de la primera vez.
Rodeada de tres cantantes de opera quienes toman clase con ella, la presencia de un pianista (estupendo) y el jefe de piso del teatro, ellos completan con cada uno de los espectadores esta MASTER CLASS, de Terrence Macnally, que muestra una Maria Callas, prácticamente retirada del canto y que ha sido contratada por la Juilliard School, de Nueva York para dar una clase magistral.
Teatro Banamex santa Fe, centro comercial Zentrika. de Jueves a Domingo