Francisco Lizarazo

"Mi mejor hombre ha sido un muxhe"

Por Francisco Lizarazo


¿Qué puede surgir entre una mujer alcohólica, pobre, con tres hijas y una mujer que nació en

cuerpo de hombre que defiende sus afectos y su condición en una sociedad que tiene doble moral. 

Imagino que ya muchos y muchas, por aquello de la igualdad de género, se habrán persignado y

adelantado juicios de valor alegando que nada bueno puede surgir entre estos dos seres humanos.

Pero resulta que ambos personajes terminan siendo una familia "adquirida" como lo expresaba

siempre que podría el dramaturgo venezolano Isacc Chocrón. Así que "Concha" - la borracha - y

Amanda - la muxhe - aprenden que en la vida hay más cosas que etiquetas y que lo que importa es la condición de las personas y no las circunstancias de la existencia.

La historia de estos dos personajes es la base de "Otro día de Fiesta", una adaptación de Luis

Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio de la obra "Fin de Fiesta" de Marco Petriz, y que proveniente

de Oaxaca se presentó en el 9 festival Otras Latitudes, que hasta el 12 de octubre estará

ofreciendo en el teatro Julio Castillo lo mejor de las artes escénicas que se hace en las provincias

de México.

El grupo teatral Tehuantepec, con la dirección de Marco Petriz, expone la vida de "Amanda"

(Antonio Lópeztorrres), quien nació siendo Armando, por eso es un muxhe - que es la etiqueta

con la que definen en la población zapoteca del istmo de Tehuantepec, Juchitán, Oaxaca, a las

personas nacidas con sexo masculino que asumen roles femeninos en cualquiera de los ámbitos

social, sexual y/o personal, y de Concha (Gabriela Martínez), madre de tres hijas, adicta al alcohol

y que no tiene oficio conocido para mantener a su familia.

Esta singular relación surge en medio de la discriminación, el alcoholismo, la pobreza de las

mujeres y de su entorno. Pero como dice el refrán "al inocente lo protege Dios" y mientras Concha

está en una de sus constantes borracheras, rodeada de sus tres hijas, aparece "Amanda", quien

decide encargarse de esta madre y junto a las niñas - que nunca aparecen en escena - la lleva al

hogar de ellas y ahí comienza a ser parte de sus vidas.

Las niñas: Yuri, joven que está por arribar a sus quince años, Tatiana y la pequeñita Lili, son

víctimas de las malas decisiones de su madre, incluso los nombres son producto del azar, todas

son llamadas como alguna cantante que en su momento tuvo éxito - salvo Lili que no pasó de

una grabación - y en el dialogo entre ellas, y la complicidad con el público, vamos conociendo el

desarrollo de esta relación.

Si bien el espacio escenográfico no tiene mayor relevancia, un simple banco de madera, una radio

y unas cuantas botellas de cerveza, el montaje luce por las interpretaciones.

Gabriela Martínez (Concha) ofrece un relato dramático de la vida de quien solamente sabe beber,

pero que es orgullosa y no quiere ayuda, aunque sabe que la necesita, para mantener a sus

hijas. Entre risas y momentos de gran drama, Martínez se conecta con el público para confesar

lo que es su vida, que se puede parecer a la de muchas mujeres de la provincia mexicana o

latinoamericana, solas con hijos que mantener y que no son el mejor ejemplo para su familia, pero

que sin embargo, logran sacarlas adelante, con embarazos no deseados, pero que se transforman

en seres felices y productivos. Concha está atrapada entre la bebida y la necesidad de ser querida,

protegida y encuentra en "Amanda" ese apoyo desinteresado, aunque como pasa muchas veces

no sabe valorarlo hasta que ya es muy tarde.

Antonio Lopeztorres da una lección de vida con "Amanda" porque no es el típico reflejo del

hombre que se siente mujer y es la exageración de ademanes y poses, con el drama de la vida

dura y los excesos sexuales que muchas veces se denuncia en estas opciones de vida. No,

Amanda vive con su mamá, trabaja, gana poco pero le sirve para mantenerse ella y su progenitora,

cree en el amor de pareja estable, aunque no ha tenido buena suerte en ese campo, y aún tiene

tiempo para dedicarle a las tres hijas de su amiga, que hasta llegan a llamarla Tía, a pesar de la

prohibición de Concha.

Se siente química en el trabajo de los actores, hay una empatía que el espectador agradece

porque percibe que lo que se dice en escena es real, es válido, es sincero, aún en las situaciones de

disgusto, ya que ninguna relación es perfecta, nadie se ama todo el tiempo, ni se odia más allá de

los momentos de rabia.

La dirección tiene un gran acierto al no sentirse, al dejar fluir las actuaciones y los movimientos

en escena son naturales, no percibimos una mano que mueve hilos. Incluso el final, el cierre,

está tan bien logrado que al producirse el mutis final - junto al blackout - el público sabe que aquí

llegó el momento de expresar su gratitud, sin tener que esperar escuchar desde la sala técnica los

aplausos para hacerlo también.

Tanto Concha como "Amanda" son personajes abandonados, mal vistos, señalados, cuyas

actuaciones de vida no dejan tranquilidad en las almas y muestran lo cruel que podemos llegar a

ser como sociedad cuando no aceptamos las diferencias que a la larga nos unen, pero aún así en

estos dos seres hay el deseo de seguir viviendo, luchando, de progresar, de formar una familia y

ser alguien en la vida, aunque para ello - como dice Concha - se deba tener como hombre de la

casa a un muxhe, porque al final todos somos seres humanos que queremos velar por nuestros

afectos, y eso reconforta nuestro espíritu aunque también – como debe hacer el teatro – nos

ofrece una radiografía que lo que muchas veces no queremos reconocer que está sucediendo a

nuestro alrededor, o esa es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visonesp

“Comala.com” La tercera Guerra Mundial de los sexos - de Benjamin Bernal


Por Gennys Pérez y Francisco Lizarazo


El sábado 13 de septiembre 2014 En El FoCo (antes Foro de la Comedia) de Tlacotalpan 16, col. Roma, en el marco de las lecturas dramatizadas “En Voz alta” conducida por Wilfrido Momox, se presentó esta pieza teatral inédita de Benjamín Bernal, “Comala.com”. Esta obra de teatro es hija legítima de la novela con el mismo nombre y del mismo autor. La novela tiene prólogo de Lorenzo da Firenze, autor del libro La Marcha Masculina, que propone nuevas formas de ver el Feminismo / Machismo decadentes. Donnovan Santos, director de JadEvolucionArte, fue el encargado de realizar la lectura, acompañado de un elenco de jóvenes promesas del arte histriónico: Christian Morales, Edialet Rivera, BON Romero, Amanda Argueta, Emmanuel Coutiño, Alexis Castañeda, Lily Moreno, Norma Chino, Pamela Balderas y Jonathan Cortés.
“Comala.com”, la obra de teatro, nos presenta la decadencia de estas dos fuertes corrientes sociales Feminismo-Machismo y su radicalismo que como todo extremismo no contribuye al respeto y tolerancia de género sino que por contrario crea otra forma de violencia interna entre mujeres y hombres. “Comala.com” lo hace desde el humor, el verbo sarcástico y el cinismo. Un grupo de amigos se reúnen en una taberna para seguir por televisión una marcha feminista en contra del machismo. Estos personajes, de la época actual mientras observan los noticieros y la cobertura mediática de tal acontecimiento van elaborando sus propios discursos sobre el tema. Mujeres profesionales que están solas, mujeres exacerbadas en el tema erótico-sexual en el límite de su liberación sexual, una pareja que pareciera muy de avanzada y termina siendo profundamente tradicional, un macho que se gasta todo en bebida y no es responsable con los gastos de su casa y su mujer… Además de un trío de fanáticas fanáticas a cada rato dan declaraciones vía televisión. Una geografía femenina y masculina que convive en México, DF y que a pesar de criticar y analizar la gran marcha feminista, sus comportamientos resultan aún más desdeñables que el movimiento social contra el cual enfilan sus mordaces críticas. Aquí la pieza muestra un discurso contradictorio con su propia premisa. La estructura, que pareciera clásica en tiempo y espacio ya que todo sucede en el tiempo real de la manifestación, centrada en la tasca de nombre Comala.Com, por algún momento se estaciona en el desarrollo de la trama, y se convierte totalmente estacionada en el discurso. Los personajes no se transforman, no asoman ningún tipo de conflicto interior o psicológico y nos presenta un juego dramatúrgico basado en el discurso del tema: El feminismo decadente. Pudiéramos decir que se desarrollan las historias particulares de los que reúnen en la taberna, sino el tema. Esta es la propuesta del Dramaturgo. Al final, la mujer que es tan liberal sexualmente termina bailando alrededor de un tubo con su amiga, mientras “los machos” se van a la manifestación a la lucha. Este desenlace es un poco sexista, por no decir machista, pero nos muestra que por muchos movimientos sociales que buscan organizar de una forma más equitativa y justa el rol del hombre y la mujer, la cultura social de estos roles parecen seguir esclavizado a ambos géneros, seguimos navegando en el pastoso charco divisiones y contradicciones: Los hombres se van a la lucha social, y las mujeres como objetos sexuales nos quedamos guindadas en el tubo. El tema que nos ha propuesto Benjamín Bernal es muy actual en México de hoy día, yo diría en el mundo. El hombre y la mujer sigue tratando de encontrar su equilibrio de roles. Aplaudo esta iniciativa, y espero con mucho entusiasmo la puesta en escena y su estreno, será un regalo para esta ciudad, y un tema para reír mucho, pero también para la reflexión.

Gennnys Pérez
Fotografías de Francisco Lizarazo


“Sin título” hay mucho que decir

El Periodismo es “El mejor oficio del mundo”

Gabriel García Márquez

 

Por Francisco Lizarazo

 

Discurso ante la 52a Asamblea de la Sociedad Interamericana de Prensa, Los Ángeles - 1996

El informe 'Impunidad, Violencia contra Mujeres Periodistas. Análisis Legal' - de la organización

Comunicación e Información de la Mujer (Cimac) - detalla que tan sólo en los dos últimos años se

presentaron en México 86 casos de violencia contra las comunicadoras sociales, de las cuales 54%

ocurrieron en 2013, con el 35 % del total de casos registrados en Ciudad de México.

Aunque la profesión de periodista es la mejor del mundo para quienes la ejercemos, no podemos

dejar de reconocer que es peligrosa cuando se hace con honestidad y con la meta de buscar la

verdad, esa que muchas veces el poder no quiere que se sepa.

Pero ¿qué le sucede a las mujeres cuando van a buscar trabajo como periodistas?, o ¿qué deben

hacer para enfrentarse en una "pauta" a un funcionario? estas son algunas inquietudes que revela

Susana Gómez, una periodista que cuenta ante el público su historia.

Susana Gómez es el alter ego de Maite Couoh, quien escribió y protagoniza la obra teatral "Sin

título", bajo la dirección de Cristian Keim, que se presenta los jueves, a las 20:30, hasta el 02 de

octubre de 2014 en el Centro Cultural El Foco, Tlacotalpan 16, Col. Roma Sur.

Este personaje nos habla de la realidad de la violencia contra las mujeres periodistas, incluyendo

la violencia institucional de género, la negación de protección y los prejuicios sexistas en los lugres

de trabajo. Ya este tema es de por sí suficientemente fuerte y actual para hacer de esta obra

una radiografía de lo que sucede en el campo de las comunicadoras sociales en México y en el

resto del globo, porque - lamentablemente - esta no es una realidad local, sino que - muy por el

contrario - sucede en todo el planeta.

El texto de Maite Couoh da al espectador un panorama amplio sobre el mundo del periodismo

ejercido por las mujeres y muchas de las cosas que deben afrontar para poder trabajar en un

mundo donde el "machismo" domina las grades esferas del poder.

La dirección de Keim permite que Susana Gómez comience a contar su historia mientras recibe

golpes de cinturón, bajo una luz roja, de tiempos cuando tal vez cuando era más joven y eso va

creando su carácter, o tal vez son producto de la violencia que se genera al cubrir una historia.

La escenografía empleada es minimalista, solamente se utilizan una silla, una mesa, un televisor,

un balde de agua y una carpeta con documentos, todo para desarrollar el tema planteado por

la dramaturga y dar a conocer las razones que llevan a Susana Gómez a ejercer el periodismo: el

asesinato de su amiga Alicia.

El monólogo, de 60 minutos de duración, tiene momentos de angustia - cuando la protagonista

sufre al ser sometida dentro de un balde de agua o siendo víctima de tortura, o cuando le

amputan los dedos, todo por decidir ser la voz de los que no la tienen.

El problema del texto representado es cuando se aparta de la historia de Susana Gómez

para "agitar la conciencia del espectador" y se cae en el lugar común de criticar a los medios de

comunicación, solamente destacando lo malo que aparece en la televisión, con los "reality show",

los excesivos infocomerciales, las líneas editoriales sesgadas o manipuladoras, olvidando el valioso

trabajo de hombres y mujeres por llevar la verdad a la población, aún a costa de su vida, como lo

refleja el informe mencionado antes.

Hay un estereotipo – reiterado en muchos ámbitos - al creer que uno de los peores males de la

televisión mexicana es el "Chavo del 8" y por ello en este montaje se utiliza como si esta comedia

fuera un hipnotizador de la población que debería salir a protestas, a manifestar en contra de lo

que está malo, pero que "Nos podemos quedar aquí mirando..." como menciona el personaje para

finalizar frente al televisor observando el programa de la vecindad, mientras se apagan las luces.

"Sin título" plantea un tema interesante - la lucha de la mujer periodista por ejercer su labor - pero al querer abarcar mucho se pierde la esencia y se torna algo "panfletaria", pero la primera parte de la obra es rescatable y merece ir a verla, porque el texto - a veces en juego y otras muy en serio - hace que uno reflexione sobre la importancia que tiene para las democracias la prensa bien ejercida, sin distingo de razas ni credos o condición social, aunque el Poder nunca querrá que se conozcan sus secretos y es el periodista - hombre o mujer – quien está llamado a revelar aquello que no quieren que se conozca, o esa es mi Visión Particular y mejor van a ver este montaje para que saquen sus conclusiones.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Posesos, Posesivos y un poco de Mezcal

Por Francisco Lizarazo

 

El alcohol puede ser un ingrediente para animar una fiesta, pero "un poco de más" puede

ser el detonante para "aguar" cualquier reunión y exponer los bajos instintos de los seres

humanos.

Recientemente estuve en un cumpleaños, donde la gran mayoría de los invitados no

pudieron asistir porque la lluvia les impidió llegar a la casa de la anfitriona. Aunque fuimos

pocos en el encuentro, no faltó la comida, la bebida - cerveza, vino y tequila - sin olvidar el

pastel para cantarle las mañanitas al homenajeado. Fue una velada íntima, que culminó al

día siguiente porque los invitados tuvimos que quedarnos en casa de la anfitriona, por la

hora que terminó y la distancia de la residencia, para pasar la "resaca" por la gran ingesta

y mezcla de licores. Esta fiesta no llegó a mayores, porque si bien hubo discusiones

culturales acaloradas, la sangre no llegó al río y nadie reveló secretos ni sacó la careta de

su lado oscuro.

Pero no siempre sucede así y, por ejemplo, mientras mayor grado de confianza existe

mayor es la posibilidad de que el mezcal provoque el paso a realidades que no queremos

conocer. Tomemos el caso de Laura y Alex, quienes para celebrar la inauguración de su

casa invitan a sus amigos, pero la lluvia les impide llegar y solamente acuden Mauro, el

mejor amigo de la dueña de casa - y que entre nosotros está perdidamente enamorado de

ella- y Jimena, la prima de la anfitriona.

Como sucede con frecuencia en estos grupos pequeños, que además se conocen

íntimamente, el licor comienza hacer estragos y afloran sentimientos ocultos- y otros no

tanto - hasta llegar a decirse y hacer cosas de las cuales luego llegan a arrepentirse.

Pero adicionalmente al mezcal, digamos que hay un par de elementos que se combinan

para que estos sentimientos ocultos se revelen: una silla destartalada y abandonada en el

ático de la casa y un vecino que puede ser un "titiritero" que juega con los asistentes a la

fiesta para lograr sus propósitos.

¿Les parece medio confusa esta escena?, pues esto es el producto de la imaginación de

Cristian Magaloni y César Blanco, quienes escribieron "Posesos, Posesivos y un poco

de Mezcal" una obra de teatro, dirigida por Cristian Magaloni que se está presentando

todos los martes de septiembre, a las 20:30 hrs, en el Foro Shakespeare, Zamora 7, Col.

Condesa, de la ciudad de México.

El planteamiento de Magaloni es que esta fiesta de amigos en Halloween con Laura,

sicoterapeuta, interpretada por Ana de los Riscos junto a su novio Alex, un actor que

ni triunfa ni fracasa del todo, en la piel Ramón Valera; Mauro, escenificado por Gustavo

Proal, artista plástico enamorado de Laura; y Jimena, Valeria Bazúa, la prima excéntrica

de Laura, dentista, extrovertida, pasional y juguetona, puede convertirse en un motivo

para que los seres humanos afloren sus más bajas pasiones y muestren de lo que son

capaces una vez que se han quitado la máscara.

Este último punto, la máscara es el inicio de la obra, ya que vemos a los personajes

principales sentados en un sillón cubriendo sus caras con bolsas de papel - no solo

porque están en Halloween – sino como queriendo significar que todos llevamos algo

oculto.

Al principio de los 90 minutos que dura esta pieza lo que el espectador ve son juegos,

risas y mucho ingerir mezcal, mientras un personaje conocido como "largirucho" (Michael

Miller) es un narrador omnipresente, además de ser paciente de Laura, quien nos irá

contando lo que ha tramado para esta noche.

El montaje pareciera ser una comedia de humor negro con muchos doble sentidos e

insinuaciones, hasta que los efectos del alcohol hacen que se den a conocer sentimientos

ocultos como el amor no correspondido, la infidelidad, las relaciones sexuales y otros que

generalmente ocultamos por el miedo al qué dirán.

Posesos, posesivos y un poco de mezcal es una obra que toca muchos aspectos

simbólicos como la lucha de poder, que la representa la nombrada silla abandonada en

el ático, así como la manipulación que una mente enferma como la del "largirucho" puede

obrar para que se desarrollen los acontecimientos que ven los espectadores en escena.

Los actores logran momento de verdadera intimidad y de una gran fuerza dramática

a la hora de decirse las verdades y logran pasar de las primeras escenas de humor

y "rompimiento del hielo" para dar paso a todo el infierno que lleven internamente,

finalizando como si aquí no hubiera pasado nada y que todo fue producto de los vapores y

exceso del mezcal

La dirección de Magaloni crea el ambiente distendido de la primera parte y va generando

ese clima necesario para que los actores naveguen en ese mar de pasiones y

sentimientos, sin embargo en su doble función de director y autor debería haber estudiado

más qué es lo que le interesaba mostrar porque -a la larga - el personaje del “larguirucho”

genera "ruido" en el espectador porque no queda clara su participación directa en el

resto de las acciones. El juego del poder con la silla es un recurso que - al igual que en

el juego de la botellita, muy usado en las fiestas - permite ser el catalizador para que los

personajes se quiten las "mascaras" internas y muestren quiénes son en realidad.

Con la producción de La Misenplas, esta obra es una muestra de un teatro inteligente

en su escritura y puesta en escena, que vale la pena ver para darnos cuenta

que "parafraseando" el slogan de TNT "pasa en el teatro, pasa en la vida real", pero no

me haga caso, acuda al Foro Shakespeare y saque sus propias conclusiones sobre si lo

que ve en escena le ha pasado a ustedes o a alguien que conozcan, porque al final, esta

es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

Qué difícil es ser un Cronopio

Por

Francisco Lizarazo

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano,

como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo

y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en

la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi

mano por tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos

cada vez más de cerca y nuestros ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los

cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente,

mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos

donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan

hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como

si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si

nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del

aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo

Hace 100 años, exactamente el 26 de agosto de 1914, nació quien es llamado el cronopio mayor y

no es otro que Julio Cortázar.

Un cronopio es una criatura idealista, sensible e ingenua, diferenciándose de aquellos seres

conocidos como los famas, (pretenciosos y formales), y las esperanzas, (aburridas e ignorantes).

Por eso no es fácil en un mundo como el actual ser un cronopio, aunque - afortunadamente -

siempre hay quienes nos recuerdan la necesidad de su existencia.

Para conmemorar el centenario del nacimiento de Cortázar, el grupo La Herencia de Wagner

diseñó un espectáculo que se está presentando en la Carpa Geodésica, Insurgentes Sur 2135, San

Ángel, del 28 de agosto al 25 de septiembre, los días jueves a las 8 de la noche, con un costo de

$120, con promociones y descuentos.

Con idea original y dirección de Ronaldo Monreal, TOCO TU BOCA... es un montaje que plantea

esos temas que a Cortázar interesaban como la "duda existencial sobre el tiempo encerrado en un

reloj para controlar el ritmo de la vida, la misma vida y la muerte en reflexión constante".

El espectáculo se basa en “Cronopios, Famas y Esperanzas”, mezclado con textos de Mario

Benedetti, Juan Gelman, José Emilio Pacheco, Efraín Huerta, Oliverio Girondo y Gabriel García

Márquez en una adaptación de Cecilia Cecilia Millán, Andrea Calderón Stephens, Adolfo

Hernández, Nydia Parra M y Xóchitl Quetzal Catalina.

A lo largo del montaje Adolfo Hernández Godínez, Alex Márquez, Andrea Salgado, Cecilia Millán,

Estefania T. Minor, Fátima Vela, Jetsamyn Saavedra, María de los Ángeles Torres Nieto, Mariana

Pérez Rivera, Margareth Cruz, Natalia Albarrán, Nydia Parra, Pablo Satragmá, Shanat, Teopiltzin

Lima y Xóchitl Quetzal Catalina, escenifican este homenaje a Cortázar con textos, música y bailes,

recordándonos lo efímero del tiempo y la importancia que - a veces - le damos al transcurrir de las

horas, sin vivir realmente ese tiempo.

Con una estética que recuerda a los años 60 del siglo XX, con mallas de colores, humo y luces que

crean penumbras y sombras, los actores recitan los textos, aunque no siempre con buen resultado

por problemas de dicción o atropellamiento, buscando que el espectador conecte con la magia y

poesía de los autores que forman parte de este homenaje.

“Toco tu boca” es un espectáculo - divertimento que forma parte de los diversos homenajes que

durante este año se están haciendo a Julio Cortázar y representa un esfuerzo de un grupo que

pone su grano de arena para que más personas puedan conocer la labor del escritor argentino,

quien utilizó por primera vez el término de Cronopio en un artículo de 1952, cuando reseñó un

concierto que Louis Armstrong ofreció en París, y a partir de ese momento muchos cronopios

surgieron, aunque no siempre se les entiende lo que dicen o lo que quieren decir por buena

intención que tengan ya que el tiempo real, así como el teatral, termina siendo un verdugo cuando

no sabemos utilizar los ritmos que imponen los protagonistas de los relatos.

Ya que estamos en el año del centenario del nacimiento de Julio Cortázar son muchos los

homenajes que se están haciendo, entre ellos, Google realizó un doodle con la frase “andábamos

sin buscarnos pero sabiendo que andábamos para encontrarnos”.

Otro de estos homenajes viene del periodista argentino Hugo Passarello, quien ideó un

fotorreportaje participativo, mediante una "serie de retratos, en París, de lectores y amigos

de Julio Cortázar". "Cada uno de los participantes debió elegir un pasaje del libro Rayuela que

mencione un lugar de París. Luego los retraté en el sitio elegido y les pedí que explicaran por

qué habían preferido ese fragmento o lugar. El reportaje busca crear una rayuela de imágenes

que entrelacen a la vez París, Cortázar y las historias personales de los participantes”, explicó

A la hora de rendir un homenaje cada quien busca la manera más sincera y lúdica de hacerlo, ya

sea con música danza y recopilación de textos, ya sea con una imagen para internet o en forma

de fotoreportaje, lo cierto es que a 100 años de su nacimiento - a 30 de su partida terrenal -

Julio Cortázar sigue entre nosotros y mientras sus poemas, cuentos, frases o pensamientos estén

circulando entre los seres humanos él seguirá junto a todos, porque solo está muerto lo que

hemos olvidado y a Cortázar no se le olvida.

Francisco Lizarazo

 

HARD CANDY, ¿El fin justifica los medios?

Francisco Lizarazo

La historia es la siguiente: Jeff se considera un exitoso fotógrafo cuya fama la debe a

retratar a incipientes top model - muchas de ellas aún en edad de pubertad - por lo que

no desaprovecha ninguna oportunidad para llevar a su casa a cuanta aspirante a modelo

se le atraviesa. Por otra parte está Haley, una joven que no pasa de los 16 años, que

conoce al fotógrafo por las redes sociales y luego de chatear se encuentran en un lugar

público, comenzando un peligroso juego de seducción que termina de la manera menos

imaginada y que tal vez no es del agrado de muchos.

El relato del encuentro entre el fotógrafo y la joven es el argumento de Hard Candy,

película norteamericana dirigida en el 2005 por David Slade, según una idea del

productor David Higgins quien trabajó con Brian Nelson para concretar el proyecto, que

ahora llega a México en su versión teatral al Foro Shakespeare, de la colonia Condesa,

teniendo a Begoña Narváez y Rodrigo Cachero a los personajes principales.

Uno podría preguntarse qué hace un hombre de 36 años (Jeff Kohlver/Rodrigo Cachero)

intentando "ligar" con una joven de 16 (Hayley Stark/Begoña Narváez) y aquí podríamos

hacer todo un tratado sobre la pedofilia, o el ansia de algunos hombres de mediana edad

de sentirse jóvenes de nuevo al estar en compañía de mujeres menores. Todo un tema

actual, si tomamos en cuenta que las redes sociales son una realidad que nos acercan a

cualquier tipo de personas.

La adaptación de Hard Candy mantiene las sorpresas que puede deparar este tipo de

encuentros donde al final la tortura física y mental vienen de donde uno menos se imagina

o es que creemos que alguien por ser atractiva y una arrojada adolescente es menos

culpable que un bien parecido fotógrafo que pude resultar más inocente de lo que uno

cree.

En la película, para quienes la han visto, recordarán que solamente al final, y tal vez

por un sentimiento norteamericano de justificar lo que a veces no tiene explicación,

hacen que el fotógrafo reconozca sus "miserias" para justificar las acciones de Haley.

Aunque si uno lee un poco el origen de esta cinta hay que destacar que David Higgins

manifestó que "La idea original surgió de un artículo que leí sobre chicas adolescentes

en Japón que estaban entablando relaciones con hombres mayores que ellas a través

de Internet; cuando el hombre mayor queda con la joven, ésta y varias amigas suyas le

están esperando para asaltarle y darle una paliza". Luego reconoce que "Pensé que sería

una toma interesante donde quedaría palpable el papel del depredador y el de la presa.

Después pensé que sería más interesante si se tratara de una única chica haciendo

eso, una chica persiguiendo a tipos que cazan jovencitas a través de Internet". http://

www.labutaca.net/films/36/hardcandy1.htm

El actual montaje de Hard Candy es una oportunidad para que padres e hijos, hijas,

sobrinos y toda la familia tenga una excusa, si es que hace falta tenerla, para hablar

de este tema que cobra tanta vigencia hoy en día: con quién están saliendo nuestros

descendientes, en qué estamos metiéndonos los adultos que experimentamos con

Internet y el chat, todos podemos ser víctimas y victimarios. ¿Se justifica la violencia ante

los actos de pedofilia o terminan pagando justos por pecadores en una sociedad que cada

vez está más comunicada pero que, paradójicamente, está más aislada?

No por alguien ser exitoso y reconocido es de inmediato una persona buena, casos

hay muchos y cada quien conocerá uno más de uno, a mí me viene a la mente el caso

del psiquiatra venezolano Edmundo Chirinos, cuya historia de bajas pasiones retrata la

periodista Ybellise Pacheco en el libro "Sangre en el Diván", luego que el médico fuera

acusado por el asesinato de Roxana Vargas.

Pero por otro lado, solamente porque una joven apenas tenga 16 años y sea jovial, social

y estudiante inquieta no podemos creernos que es un modelo de rectitud e incapaz de

cometer algún delito, porque aquí habría que recordar el caso de Cibell Naime de 18

años, quien por un gato que pagó por 20 mil bolívares en Venezuela - en 1994 - culminó

con el asesinato de Miguel Antonio Tauill y Juan Carlos González.

Hard Candy estará los viernes a las 20:30, los sábados a las 18:00 y 20:00, mientras

que los domingos se presentan a las 17:30 y 19:30 hasta el 26 de octubre, contando la

historia de Haley y Jeff, en una producción de Manica Producciones, con la dirección de

Anilú Pardo y Mario Mandujano, en una adaptación de la película al teatro hecha por

Luis Mario Moncada, escenografía e iluminación de Jesús Hernández y música original

realizada por Xavier Asali de la Mora, con el vestuario de Adriana Olivera.

El teatro está llamado a plantear temas que generen reflexiones y que en algunos casos

metan “el dedo en la llaga" para que los espectadores "despierten" y actúen, por eso el

teatro es considerado por algunos como un acto de revolución, porque dice cosas que

otras artes no pueden o no quieren.

Vayan al foro Shakespeare y asistan a esta obra con el mayor número de sus familiares

para luego salir y discutir estos temas, que aunque los padres no crean, son esperados

por los hijos para hablarlos, solo que a veces falta la voluntad. Así que no me hagan

mucho caso y comprueben si tengo algo de razón o simplemente es mi Visión Particular.

Francisco Lizarazo

@visionesp

PD: Las fotos pertenecen a la presentación a la prensa y no a la obra con su escenografía y sala

en el Foro Shakespeare